Dos años después de que se conociera que un grupo de menores vivía en la calle e inhalaba cola de pegamento, se inaugurará un centro de día para ayudarles a mejorar su situación. El centro sociosanitario para menores no acompañados adictos a sustancias -conocidos como los 'niños de la cola'- abrirá en octubre en el barrio barcelonés del Fort Pienc, han explicado a Europa Press fuentes de la Conselleria de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias de la Generalitat.

El equipamiento funcionará entre las 9.00 horas hasta las 21.00 horas, con una capacidad de 25 jóvenes de hasta 21 años, a cargo de 20 profesionales entre psiquiatras, psicólogos, enfermeros y educadores sociales, ha publicado El Punt Avui.

Ha creado el centro el Consorcio de Servicios Sociales de Barcelona -integrado por la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona-, que convocó un concurso para su gestión. En abril de 2016 salió a la luz que un grupo de menores no acompañados inhalaban cola y dormían en la calle en el barrio de Santa Caterina, y algunos de ellos estaban bajo tutela de la Dirección General de Atención a la Infancia y la Adolescencia (Dgaia) o fuera del sistema de protección.

El Ayuntamiento explicó que hacía seguimiento de estos menores desde hacía unos seis meses, también a través del Consorci de Serveis Socials de Barcelona, y las administraciones anunciaron en abril que este centro se crearía entre finales de 2016 y principios de 2017, a la espera de que el consistorio eligiera la ubicación.

20% FINANCIACIÓN MUNICIPAL

La teniente de alcalde de Derechos Sociales de Barcelona, Laia Ortiz, ha explicado en comisión municipal que el centro estará financiado al 20% por el Ayuntamiento y que ya ha sido licitado: "Era prioritario desencallar esta situación", ha defendido.

El Ayuntamiento amplió el número de educadores de calle y también la colaboración con el Hospital Vall d'Hebron, ha dicho preguntada por Àngels Esteller (PP), quien ha acusado a los menores de generar inseguridad y de haber provocado la muerte de un hombre de 27 años, cuyo autor, de 18, se entregó en una comisaría de Mataró (Barcelona) unos días después.

Ortiz ha explicado que pidió en junio una reunión con la Delegación del Gobierno en Catalunya para abordar la situación de los menores no acompañados, que "está creciendo", y para pedir colaboración al Consulado de Marruecos, también en los casos en los que los menores quieren regresar a su país.