El polémico Pla dels Tres Turons, que prevé el derribo de numerosas viviendas en el Turó de la Rovira, el Turó del Carmel y el Turó de la Creueta del Coll, y el realojo de sus habitantes en pisos de nueva construcción, sufrirá un nuevo aplazamiento. El Ayuntamiento de Barcelona se ha comprometido a echar para atrás al plan que prevé la construcción de cinco bloques de viviendas en la zona deportiva de Can Baró, donde se debían realojar parte de los vecinos afectados por el plan que iban a ver derribadas sus viviendas.

El anuncio se ha producido durante la última asamblea convocada por la Plataforma Can Baró para comunicar a los vecinos el estado de la situación respecto al plan. A la asamblea, a la que han acudido un buen número de vecinos, también ha asistido la regidora del distrito de Horta-Guinardó, Mercedes Vidal, acompañada de varios consejeros y técnicos responsables de urbanismo.

Los responsables de la Plataforma vecinal han puesto en conocimiento de los vecinos los planes del Ayuntamiento para la construcción de los bloques de viviendas, han analizado el estado de las negociaciones con el consistorio sobre el plan y han explicado cuáles son sus peticiones para acabar con el proyecto de construcción de los cinco bloques de viviendas en la zona escogida por el Ayuntamiento.

Muchos vecinos acudieron a la llamada de la Plataforma Can Baró. / CR

FALTA DE EQUIPAMIENTOS

Además, se han quejado del hecho de que según el plan del Ayuntamiento se construirán 127 pisos en la zona, de los que 108 serán para los realojados que serán expulsados de sus viviendas, lo que significa que la mayoría de los realojados lo serán en la zona de Can Baró. Los miembros de la Plataforma consideran que el ayuntamiento debería hacer un reparto más equitativo de los realojados con otras zonas de la ciudad ya que Can Baró, en el que faltan algunos equipamientos básicos, no puede asumir un aumento tan considerable de vecinos sin verse seriamente afectado. Sobre todo si se tiene en cuenta que, según el plan del Ayuntamiento, el aumento de población no solo no traería una mejora de los equipamientos, sino que estos pasarían a ser prácticamente la mitad de los que existen en la actualidad en el barrio.

EL COMPROMISO

Luego le ha tocado el turno a Mercedes Vidal, quien, entre otras cosas, se ha comprometido a crear una comisión para estudiar ubicaciones diferentes para la construcción de los bloques de vivienda y que en esa comisión estén presentes los vecinos del barrio para que su voz sea escuchada.

Tras reconocer que en el barrio faltan equipamientos, ha asegurado que el consistorio va a aplazar el proyecto del Plan dels Tres Turons para poder trabajar sobre su desarrollo definitivo, aunque no se ha marcado ninguna fecha para el comienzo de los trabajos de la comisión.

La regidora del distrito ha asegurado que el actual grupo municipal se encontró con el plan ya elaborado cuando accedieron al gobierno municipal y ha reconocido que la intención del consistorio es intentar cambiar los aspectos del plan que consideran mejorables, aunque no se ha especificado cuáles podrían ser los cambios má significativos.

Más contundente fue el director de Model Urbà, Toni Salvadó, que dijo: "No tocaremos la pista polideportiva ni la plaza".

De todas formas, los responsables de la Plataforma Can Baró decidieron mantener las acciones que tienen previstas para protestar por el proyecto que prevé la construcción de cinco bloques de viviendas en la única zona deportiva del barrio que, además, hace poco tiempo experimentó una mejora con la reforma de la Plaza de Les Pedreres.