Ciutat Vella lucha contrarreloj para acabar con el incivismo en las calles del distrito, uno de los más populares de la ciudad y con gran afluencia de turistas y repleto de locales de ocio nocturno. Una de las quejas más comunes de los vecinos son contra las personas que orinan en la calle, un clásico de las noches de borrachera (tanto de locales como de extranjeros, eso sí). Por ello, el distrito ha activado un verano más el despliegue de urinarios en la vía pública, que este año se amplía hasta 15 cabinas después del buen funcionamiento de la prueba piloto del 2015.


“Hay seis urinarios permanentes, los de las plazas del Teatre y dels Àngels y cuatro nuevos autolavables que se han instalado a lo largo del año, y el resto estarán en el distrito durante el verano”, ha explicado la regidora de Ciutat Vella, Gala Pin. La medida se enmarca dentro del plan que el distrito puso en marcha en primavera para mejorar la convivencia en las calles de vecinos y vistantes. “Se trata de evitar malos usos del espacio público”, ha añadido Pin, que ha cifrado en 350.000 euros el coste anual de los urinarios.

LOCALIZACIÓN DE LOS URINARIOS

Los urinarios se han colocado en lugares estratégicos que el distrito ha identificado en base a las denuncias de los vecinos, simplemente porque hay una gran concentración de locales de ocio nocturno o porque son zonas frecuentadas por sintecho, a los que también se quiere ofrecer una alternativa para hacer sus necesidades. Gala Pin ha lamentado que los restaurantes y bares de la zona no hayan sido más receptivos a la hora de ceder sus urinarios para el uso público, tal y como quedó patente durante la negociación de la ordenanza de terrazas del mandato anterior, ha dicho.

Los seis urinarios permanentes (ver mapa) están ubicados en las plazas dels Àngels (Raval), del Teatre (Gòtic), de Sant Agustí (Raval), de Terenci Moix (Raval), de Salvador Seguí (Raval) y Pla de Palau (Sant Pere, Santa Caterina i La Ribera). Asimismo, está previsto que durante el mes de septiembre se ponga en marcha una séptima cabina en la esquina de la calle Arc del Teatre con Lancaster, que ya está instalado, pero está a la espera de que Agbar finalice la toma de agua.

En lo que respecta a los baños temporales, que se retirarán el 30 de septiembre, son parejas de urinarios químicos con una cabina adaptada para personas con diversidad funcional y un urinario de pie. Están ubicados en Sant Pau del Camp, esquina de Cervelló con avenida Drassanes y Rambla del Raval (Raval); plaza del Duc de Medinacel·li y calle de Templers con Ataülf (Gòtic); Rec con paseo del Born (Sant Pere, Santa Caterina i La Ribera); y paseo Marítim, calle Ginebra con Atlàntida y plaza del Poeta Boscà (Barceloneta).

Está previsto que a lo largo de 2018 se instalen otros seis urinarios permanentes en la plaza de la Catedral, calle de les Ramelleres, el paseo Colom, la rambla del Raval, el paseo Marítimo, Sant Pau del Camp, estos tres últimos en sustitución de las cabinas químicas de refuerzo. De esta forma, el distrito debería contar a mediados del año próximo con al menos 12 urinarios permanentes más los que se instalen para la temporada de verano.