El pasaje de Piera es el último recuerdo que queda de la Colonia Castells, la última huella de una isla de 280 casas baratas, situada en pleno barrio de Les Corts y levantada en la década de 1920 para los obreros de la fábrica de barnices Castells, hoy desaparecida. Casi 100 años después, y en situación de desalojo y derribo inminente, este pellizco del pasado obrero agoniza desde 2017, preparado para desaparecer en cualquier momento y dar paso a una zona verde de 10.000 metros cuadrados prevista por el plan urbanístico desde el 2000.

Tras la verja pintada de verde se abre este último superviviente de la antigua colonia fabril. A derecha e izquierda se suceden, una tras otra, dos hileras de modestas casas bajas de apenas unos 50 metros cuadrados, con un minúsculo jardín con espacio para unas pocas macetas. Según cuentan algunos testimonios recogidos en artículos de diferentes diarios, en algunas de estas casas llegaron a vivir hasta dos familias. Las paredes eran tan finas que era inevitable no escuchar todo lo que pasaba en casa del vecino. Así que no es de extrañar que la vida se hiciera prácticamente en la calle.

Actualmente, la mitad de las casas de este paseo están vacías y tapiadas, pero en las ubicadas en el lado de la calle Ecuador, la vida aún continúa. Después de años y años con la amenaza de demolición inminente sobre sus tejados, el Ayuntamiento decidió indultar una decena de estas viviendas y las fachadas de las de enfrente para evitar que parte de la historia del barrio caiga en el pozo del olvido.    

--

Descubre más curiosidades y rincones de Barcelona en la cuenta de Instagram @inmasantosherrera [link directo]

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.