El parque de atracciones Tibidabo arrancará este otoño las obras de construcción de un nuevo funicular, que se estrenará a finales de 2020 y que sustituirá al actual. Este nuevo medio de transporte, que será bautizado como la Cuca de Llum, actuará como puerta de entrada al parque y se incorporará como una atracción más.

INCREMENTO DE VISITANTES

El primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona, Jaume Collboni, ha visitado las instalaciones este lunes y ha explicado que esta actuación se enmarca dentro de la voluntad del consistorio de incrementar el número de visitantes, especialmente aquellos que acceden al parque gracias al transporte público.

En setiembre empezarán las obras de remodelación y está previsto que estén acabadas en aproximadamente 14 meses. De esta manera el funicular se modernizará, con un lavado de cara y con una instalación de varias pantallas interactivas y tabletas que tendrán una función didáctica y de entretenimiento.

ENTRADAS GRATUITAS

"Actualmente ya utilizan el transporte público para venir al Tibidabo el 60% de los visitantes. El funicular ayudará en esta apuesta por un parque de atracciones más sostenible", ha señalado Collboni.

En este sentido, Bruno Querol, director de operaciones del Tibidabo, ha justificado con esta misma idea la eliminación del transporte que antes llevaba a los clientes desde el aparcamiento público de pago a la puerta principal del recinto. Ahora ese empinado camino se debe realizar a pie. "Pero también disponen de una entrada al parque delante del aparcamiento para evitar la subida”.

El primer teniente de alcalde también ha destacado las entradas gratuitas que el recinto facilita a menores en riesgo de exclusión. "Ofrecemos cada día 100 entradas gratis durante todo el verano a través de entidades”, ha puntualizado.