Construcción en la calle de Sardenya que conserva en el exterior la fachada original de 1912 / INMA SANTOS
Construcción en la calle de Sardenya que conserva en el exterior la fachada original de 1912 / INMA SANTOS

Sardenya, 98: conservar el pasado para vivir en el futuro

La construcción conserva en el exterior la fachada original de 1912 y ofrece en el interior un concepto de vivienda totalmente nuevo

Guardar
Periodista

Es imposible no detenerse ante el edificio que ocupa el número 98 de la calle Sardenya. Su estética no deja indiferente, es como una criatura mitológica formada a partir de dos criaturas diferentes –mitad caballo, mitad humano; mitad dragón, mitad león– pero en versión arquitectónica y temporal.  Algo así como quien traza una línea del tiempo: de cintura para abajo, el pasado, y, de ahí para arriba, el presente (o el futuro).

Este edificio de obra nueva surgió a partir de la conservación de una fachada de planta y piso catalogada del año 1912. Efectivamente, esta parcela se encuentra en el catálogo de Patrimonio Arquitectónico de la Ciudad. “Las fachadas de las edificaciones anteriores a 1932 se deben mantener, aunque no estén protegidas individualmente, a no ser que exista declaración de ruina del edificio (Art. 19)”, detalla en la ficha descriptiva correspondiente, que puede consultarse en el Portal de Información Urbanística.

Dicho y hecho, constructora y promotor del edificio se pusieron de acuerdo y vieron la oportunidad para conservar y rehabilitar la planta y el piso antiguos y añadir un edificio de nueva construcción, con un revestimiento exterior contemporáneo y moderno.

NUEVO MOVIMIENTO ARQUITECTÓNICO

Por fuera, extraña bestia resultante, puede gustar más o menos, pero desde luego llama la atención. Un aspecto rompedor bajo el que se ocultan una veintena de viviendas de alto standing distribuidas en espacios polivalentes similares a los lofts. Otro concepto de piso en el que unas enormes puertas correderas permiten abrir o mantener separadas las zonas de dormir, cocinar, trabajar o estar.

Quién sabe, quizá dentro de unos años este sea un ejemplo de un nuevo movimiento arquitectónico.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.