En el distrito de Gràcia, a los pies del Viaducto de Vallcarca, existe un pequeño rincón de estilo mozárabe, un jardín inaugurado en junio de 2017 que ocupa los terrenos de una antigua finca del siglo XIX conocida popularmente como la Casa de los Arabescos. Se trata de la residencia familiar de Joan Batllori quien, en 1903, añadió a la construcción una galería de arcos y una torre de reminiscencias árabes y modernistas, que le dio un toque distintivo. 

La Casa de los Arabescos era una de las fincas históricas ubicadas bajo el puente de Vallcarca, en los laterales de la avenida del mismo nombre, que se derribaron entre 2009 y 2011, en el marco de una reforma urbanística que concluyó en 2017 y que convirtió el eje en una vía ajardinada. 

ARQUITECTURA

La residencia de Batllori destacaba por sus características, pero estaban en un estado tan degradado que, en lugar de restaurarla, se optó por derribarla y conservar únicamente sus dos elementos arquitectónicos más llamativos, aunque sin valor patrimonial ni histórico. Así fue como la galería de arcos de herradura de la casa de los Arabescos quedó integrada en el jardín, entre almeces y naranjos. En los extremos de la galería, las dos águilas que coronan los parecen vigilar desde lo alto la torre cuadrada, decorada con azulejos de estilo mozárabe y modernista, situada frente a ellas.

--

Descubre más curiosidades y rincones de Barcelona en la cuenta de Instagram @inmasantosherrera [link directo]

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.