Viajar en familia no siempre es sencillo, sobre todo cuando hay niños de por medio. Buscar el restaurante idóneo en el que estar todos a gusto, puede ser complicado, en especial con el auge de los locales solo para adultos. Hacemos un recorrido en busca de los mejores restaurantes para ir a comer o a cenar con nuestra familia.

Algunos cuentan con salas polivalentes que permite a los niños jugar en ellas, otros son especialistas en crear ambientes distendidos, perfectos para degustar una buena comida en familia. Barcelona es una de las ciudades de España con mayor oferta gastronómica, pero estos locales han elevado la experiencia a un nivel superior.

PUDDING CAFÉ

Libros, juegos de mesa, pizarras e, incluso, diferentes iPads al servicio de los más pequeños. Así es Pudding Café, uno de los mejores restaurantes para ir a comer con niños en la ciudad de Barcelona. 

Su carta acoge una amplia oferta de sándwiches, bocadillos, pasteles y diferentes dulces con los que conquistar todo tipo de paladares. Además, una de sus especialidades son las fiestas de cumpleaños que organiza. En ellas, la diversión está más que asegurada. 

L’EGGS

Lo divertido del restaurante fundado por el chef Paco Pérez es la cantidad de platos divertidos con los que cuenta en su carta. En todos ellos los huevos asumen todo el protagonismo.

Un espacio muy informal, perfecto para acudir con niños. En los que además de disfrutar de las creaciones de uno de los cocineros españoles más importantes del mundo, sus clientes podrán disfrutar de una decoración y una puesta en escena digna de admirar. 

CAN MARTI

En la montaña del Tibidabo se encuentra Can Marti, uno de los mejores lugares a los que poder acudir en familia, especialmente durante el verano. Se sitúa en el passatge de la Font del Mont, 4. 

Además de saborear sus características brasas y de la gran oferta de carnes que ofrece, cuenta con suficiente espacio como para poder dar libertad a los niños para disfrutar de un entorno perfecto rodeado de naturaleza.