Entre los establecimientos emblemáticos e históricos de Barcelona, siempre han despuntado los restaurantes por la riqueza gastronómica de la ciudad. Pese a que hay varios locales –incluso centenarios– que mantienen su esencia desde el primer día, muchos otros no han resistido al impacto de la crisis de la pandemia y han bajado la persiana. 

Muchos de estos establecimientos, algunos más antiguos que otros, han dejado un gran recuerdo en los barceloneses por diferentes motivos. Por ello, Metrópoli ha recogido los restaurantes que cerraron sus puertas para dejar un buen recuerdo de las características de cada uno de ellos:

SENYOR PARELLADA

El cierre de Senyor Parellada es uno de los que despiertan el lado nostálgico de los barceloneses. Fue todo un referente en la ciudad, tanto antes como después de las Olimpiadas

Este histórico restaurante, que abrió sus puertas hace casi 40 años, era uno de los locales que más definía a la gastronomía catalana, con todo su sabor y las mejores recetas tradicionales de la tierra. El local, por su parte, era elegante, con estilo clásico-colonial y diferentes salas. 

"La Escudella i carn d'olla" (el cocido catalán), los "macarrones de asado con el sofrito de siempre" o el "Arroz del Senyor Parellada" eran algunos de sus manjares más destacados. 

Senyor Parellada, un restaurante que ha cerrado tras la pandemia / LA MESA DEL CONDE
Senyor Parellada, un restaurante que ha cerrado tras la pandemia / LA MESA DEL CONDE

AGUT

El restaurante Agut de la calle de Gignàs, en El Gòtic, se fundó en 1924, por lo que hubiese llegado al siglo de vida en el 2024. No obstante, después de 97 años de servicio, su gerente, Jordi Castellví –descendiente de la familia Agut– decidió traspasar el negocio.

Una de sus características principales es que todos los mediodías ofrecían uno de los mejores menús de Barcelona por 11,90 euros: pescado de calidad, recetas caseras y raciones contundentes. Además, el vino era ilimitado. No obstante, debías que ser rápido: para disfrutar de este precio, tenías que sentarte en la barra, pues el precio en mesa era de 15 euros.

Plato del restaurante Agut / AGUT
Plato del restaurante Agut / AGUT

CAL PINXO-PLATJA

Cal Pinxo-Platja, uno de los restaurantes del grupo Cal Pinxo, tuvo que cerrar en marzo de 2021. A pesar de que la pandemia no fue el único motivo de bajar la persiana, fue un importante detonante. No obstante, para las dueñas del local, la razón principal fue la transformación de la Barceloneta.

Aún así, mantienen su restaurante bajo los arcos del espléndido edificio histórico Palau de Mar, entre el Port Vell y la Barceloneta. Es un restaurante de cocina tradicional mediterránea catalana, con marisco y paella y una selección de tapas.

Antiguas instalaciones de Cal Pinxo-Platja / CAL PINXO-PLATJA
Antiguas instalaciones de Cal Pinxo-Platja / CAL PINXO-PLATJA

SCHILLING CAFÉ-BAR

El Café Schilling era uno de esos lugares donde disfrutar de un buen brunch con huevos fritos, beicon, tostadas y un surtido de embutidos. Durante un siglo, el mítico café resistió a modas, prejuicios, tendencias y revoluciones culturales de todo tipo.

No obstante, no pudo resistir la crisis de la pandemia. Se encontraba en la calle de Ferran, que es una de las vías barcelonesas que más ha notado el impacto del covid. 

Desayuno en el café Schilling / SCHILLING
Desayuno en el café Schilling / SCHILLING

ALT HEIDELBERG

Durante 86 años, la cervecería Alt Heidelberg de Barcelona sirvió salchichas, hamburguesas y una larga lista de cervezas en la capital catalana. Resistió todo tipo de inclemencias incluida una Guerra Civil y diversas crisis económicas.

El local sufrió un incendio en 1985, pero el incidente no impidió que el negocio siguiera funcionando después de la reconstrucción del local. El coronavirus, sin embargo, le dio la estocada final y en septiembre este negocio histórico echó el cierre para siempre.

Imagen de la cervecería Alt Heidelberg de Barcelona, situada en Ronda Universitat
Imagen de la cervecería Alt Heidelberg / HEIDELBERG

MERCÈ VINS

Mercè Vins fue una acogedora tasca de cocina tradicional que estuvo en el corazón del Gòtic durante casi 40 años. Lo que antes era una bodega, se convirtió en un bar de desayunos en 1982. El proyecto fue evolucionando hacia un restaurante de comida casera, con "el gusto de siempre", según la capitana del establecimiento, Mercè Boada.

La dueña intentó sostener el negocio pese al duro golpe de la pandemia, pero tuvo que jubilarse antes de tiempo con la imprevisible crisis.

Imagen de archivo del comedor de Mercè Vins / MERCÈ VINS
Imagen de archivo del comedor de Mercè Vins / MERCÈ VINS

VIENA DE LA RAMBLA

El histórico Viena de la Rambla cerró sus puertas cuando se decretó el estado de alarma y nunca más volvió a abrir. El restaurante de comida rápida de la empresa catalana funcionaba en la Rambla desde los años 80, aunque la primera referencia comercial data de 1889, con la antigua Casa Mumbrú, una histórica charcutería barcelonesa.

Ubicado en el número 115 de la Rambla, el local se considera un comercio emblemático protegido con la categoría E2 (establecimientos de interés). Por ello, está preservado tanto su interior como su exterior.

El mítico Viena, situado en el número 115 de La Rambla de Barcelona
El mítico Viena, situado en el número 115 de La Rambla de Barcelona / ARCHIVO

CAN SOTERAS

Can Soteras llevaba 105 años sirviendo sus platos tradicionales en el paseo de Sant Joan cuando el golpe económico de la pandemia les obligó a bajar la persiana definitivamente.

Algunos de sus platos estrella eran los caracoles a la pimienta, a la llauna, las almejas con espinacas a la crema o su caldereta de conejo con setas de cardo. 

Restaurante Can Soteras cuando estaba abierto / TRIPADVISOR
Restaurante Can Soteras cuando estaba abierto / TRIPADVISOR

MONVÍNIC

El restaurante Monvínic cerró la persiana definitivamente a finales de 2020. A pesar de que solo llevaba 12 años abierto al público, era considerado uno de los mayores templos del vino en Barcelona. 

El establecimiento también tuvo una gran recepción por parte de la crítica especializada, hasta el punto que logró ser considerado el mejor bar de vinos del mundo por el The Wall Street Journal.

Interior del Restaurante Monvinic
Interior del Restaurante Monvínic / MONVÍNIC

DANS LE NOIR

Dans Le Noir, el restaurante ciego de Barcelona, es otro de los locales que, pese a llevar tan solo 12 años en la ciudad, fue muy especial en la capital catalana.

El establecimiento era totalmente atípico en la capital catalana, ya que consistía en disfrutar de una cena a oscuras. Este modelo ya estaba disponible en ciudades europeas como Londres, París y Madrid, pero en la ciudad condal no pudo aguantar el impacto económico.

Plato que se servía Monvínic / MONVÍNIC
Plato que se servía Monvínic / MONVÍNIC

NBA CAFÉ 

El NBA Café no tiene una larga historia en la ciudad –estuvo cuatro años abierto– pero fue el primer restaurante de Europa de la liga de baloncesto. “Debido al impacto del Covid-19 en el sector de la hostelería en España y al incierto futuro de las medidas de distanciamiento social, nuestro socio AN Grup nos ha informado de que no reabrirán el NBA Café Barcelona”, señaló en mayo de 2020 el establecimiento en un comunicado.

El espacio sirvió durante mucho tiempo como punto de encuentro de aficionados al baloncesto, sobre todo el americano. Además, numerosos jugadores de la NBA, entre ellos la mayoría de españoles como Pau y Marc Gasol, Ricky Rubio o José Manuel Calderón, pasaron por el local barcelonés.

Interior del NBA Café Barcelona con una barra en el centro
Interior del NBA Café Barcelona con una barra en el centro / NBA

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.