Vivir en Barcelona tiene multitud de ventajas, sin embargo, si no es tu ciudad de origen, existe un denominador común entre todos los que la habitan: las visitas por parte de familiares y amigos que aprovechan la estancia de un familiar para conocer la ciudad.

La oferta gastronómica de la ciudad hace que siempre exista un bar para cada tipo de visita. A continuación, los más recomendados según el parentesco.

UNA COMIDA EN FAMILIA

La visita de los padres es uno de los clásicos que se repite varias veces durante el año. Por lo que, para ellos, son dos las recomendaciones. Especialmente en verano, son muchos los restaurantes de La Barceloneta que ofrecen paellas y diferentes arroces de pescado y marisco repletos de sabor. Uno de los que más destaca es La Barraca, situado en el número 1 del paseo Marítim de la Barceloneta.

Otra recomendación es Can Culleretes, en la calle d’en Quintana 5. Un local especializado en comida catalana con más de tres siglos de historia. El paso de los años lo ha convertido en uno de los referentes gastronómicos de la ciudad.

PARA CENAR EN PAREJA

En las relaciones a distancia, el lugar escogido para cenar en las diferentes visitas son una de las claves para mantener la buena salud de la pareja. Por eso, Le Cucina de Mandarosso, en la calle Verdaguer i Callís, siempre es una buena opción. 

Especializado en comida italiana, su local tiene todos los ingredientes que debe contener una cena romántica. Espacio pequeño, mesas que obligan a sentarse cerca de la pareja y una iluminación perfecta para cualquier cita. Un must para todos los románticos de la ciudad.

¿Y CON LOS PRIMOS?

Una cena con primos siempre es el equivalente a una noche de fiesta. Y, para ello, la visita al bar Cañota no puede faltar. Actualmente, este bar es considerado una de las mejores casas de tapas que se pueden encontrar en la Ciudad Condal.

Se ubica en la calle de Lleida, 7. Uno de los aspectos que caracterizan a este espacio es su amplia variedad de tapas que conforman su propuesta gastronómica: tradición e innovación en un mismo local. El bar Cañota es el lugar perfecto para dar comienzo a la noche.