El restaurante Hostal Sport, fundado en Falset, sirve a domicilio en la provincia de Tarragona, y ahora también en Barcelona, para mantener el negocio, que "nunca ha cerrado en sus 97 años de vida", según ha explicado a Efe su propietaria, Marta Domènech.

El decreto de estado de alarma por la pandemia sorprendió a este histórico y familiar establecimiento "con las neveras llenas, a punto para la Semana Santa y la Fira del Vi", explica Domènech, cuarta generación al frente del espacio.

PLATOS PARA 'CHUPARSE LOS DEDOS'

La Fira del Vi estaba programada para este fin de semana y cada año atrae a miles de visitantes a Falset, capital de una comarca conocida internacionalmente por la alta calidad de sus vinos.

Para dar salida a todo este género, la propia Domènech empezó el reparto a domicilio de platos típicos de su carta y de la gastronomía local, como el conejo con caracoles, el pollo a la catalana, las galtes de cerdo, el jarret de ternera, los pies de cerdo a la catalana o el rabo de toro. Todo ello, hermanado con los mejores vinos de la comarca, pertenecientes a las DO Priorat y Montsant.

ERTE

La propuesta ha tenido tanta aceptación que se ha expandido recientemente hacia Barcelona, y por eso la gerente revela que "cada vez que suena el teléfono para un pedido, en casa nos abrazamos de alegría porque todo es muy duro".

El restaurante cuenta con doce empleados (desde mediados de marzo están en Expediente de Regulación Temporal de Empleo) y "también tengo que pensar en ellos, algunos trabajan con nosotros desde hace 45 años y somos como una gran familia", dice Domènech.

PETICIÓN A LOS POLÍTICOS

"La mantendremos porque hemos detectado que se usa también como un regalo y traer felicidad a los hogares es un plus añadido para nosotros", asegura la mujer.

La gerente del Hostal Sport vaticina que "cuando acabe el confinamiento, también serán tiempos difíciles para los restaurantes" y pide a las administraciones que "no lo carguen todo a hombros de los pequeños empresarios como nosotros".

En este sentido, pide "rebajas de impuestos y más flexibilidad horaria" y también que "si quieren aplicar una certificación sanitaria, que piensen bien cómo lo harán".

KILÓMETRO CERO

Domènech también mantiene que "esta situación, totalmente nueva para todos, hará que valoremos mucho más los productos y los locales de proximidad" y, de hecho, concluye, "es lo que ha pasado con nosotros. Si no, hubiéramos tenido que cerrar".

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.