Refugi d’Obreres, una residencia para señoras / INMA SANTOS
Refugi d’Obreres, una residencia para señoras / INMA SANTOS

Refugi d’Obreres, una residencia para señoras

Constituida en 1911, se instaló en Can Sert, una masía del siglo XVIII propiedad de sus fundadores

Guardar
Periodista

Detrás de la biblioteca Jaume Fuster de la plaza Lesseps, oculta entre las vallas que delimitan una propiedad ubicada entre las calles Ballester, Velázquez, la avenida Vallcarca y República Argentina, se encuentra una vieja edificación del siglo XVIII catalogada por su valor arquitectónico: Can Sert. Esta masía es la sede original del Refugi d’Obreres, fundación privada que funciona como residencia de ancianas.

Sus orígenes se remontan a 1911, cuando se constituyó como fundación y como residencia geriátrica para señoras, siguiendo la voluntad de sus fundadores, el matrimonio formado por el Sr. Josep Sert i Rius y por la Sra. Manuela Maneja i Llopis. Desde los inicios la Compañía de las Hijas de la Caridad y de Sant Vicenç de Paül, cuidan de la residencia, donde trabajan conjuntamente, religiosos y seglares.

HOGAR DE TRABAJADORAS JUBILADAS

La familia Sert, padres del pintor e industriales tapiceros con centro de operaciones en Taradell, eran los propietarios entonces de la masía. La finca, rodeada en aquellos primeros tiempos de terrenos de cultivo y caracterizada por sus elementos neoclásicos, se destinó inicialmente a acoger a trabajadoras jubiladas de la Comercial Sert (más conocida como El Tinte. A esta edificación se añadió posteriormente la casa del canónigo y director del asilo, del siglo XIX.

Ha llovido mucho desde entonces, sobre todo arquitectónicamente. En 2003, las instalaciones de la masía estaban anticuadas y, según explica el Refugi d’Obreres en su propia página web, gracias a una expropiación de terreno por parte del Ayuntamiento de Barcelona, y un importante crédito bancario, se pudo hacer la ampliación de la residencia y la construcción de un aparcamiento en el subsuelo, que actualmente ayuda al mantenimiento de la residencia.

NUEVAS INSTALACIONES

Las nuevas instalaciones se inauguraron en 2011 y, a partir de ese año, gracias a las subvenciones públicas recibidas, la fundación siguió restaurando y ampliando el edificio de la masía. La fachada principal de la casa, que cuenta con planta baja y dos pisos, es lisa, con muchos balcones y ventanas. En uno de los laterales destaca una galería porticada de dos cuerpos. Los muros exteriores están decorados imitando sillares regulares.

--

Descubre más curiosidades y rincones de Barcelona en la cuenta de Instagram @inmasantosherrera [link directo]

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.