Era mediados del siglo XVI y reinaba Felipe II cuando Joan Bosch cedió al Hospital de la Santa Creu un terreno y unas casas para edificar ¡un teatro! La idea era que, con los beneficios de las representaciones, el hospital sufragara parte de sus gastos. Y para que ganará más, se le otorgó la exclusiva de todas las representaciones. Así nació el teatro más antiguo de la ciudad.

PRIMER INCENDIO

Las obras del Teatro de la Santa Creu (su nombre original) empezaron en 1597 y acabaron en 1603. Y, desde entonces, en la Rambla 27 siempre ha habido un teatro. El edificio original era de madera y tenía la estructura de un corral de comedias. En 1728, aprovechando las obras de ampliación, se construyó el edificio de piedra. Un incendio lo destruyó en 1787, y reabrió un año después.

Los grabados que se conservan muestran un edificio de una planta y dos cuerpos, con tres arcos semicirculares y columnas jónicas pareadas flanqueándolos en piso el inferior. Y, en el segundo piso, pilastras jónicas y ventanas con frontones. Un frontón semicircular remataba la fachada con una balaustrada de jarrones a los lados.

Detalle de la fachada del Teatre Principal / INMA SANTOS
Detalle de la fachada del Teatre Principal / INMA SANTOS

MÁXIMO RIVAL

En 1840 pasó a llamarse Teatre Principal y, en 1847, una nueva reforma le dio a la fachada la estructura que hoy conocemos, de estilo romántico. Se añadió un balcón y decoración con piezas de terracota: bustos de actores y personajes en el cuerpo bajo y bajorrelieves con figuras aladas en el superior (no las busquéis, no queda ni rastro). Y la fachada adoptó la forma convexa en el centro.

Ese mismo año nació su máximo rival, el Gran Teatre del Liceu, y la decadencia empezó a planear sobre El Principal. Para más inri, las llamas lo devoraron de nuevo en 1915, en 1924 y en 1933. Un año después, reabrió con una moderna sala interior (bye, bye a la estructura italiana interior) que acogió proyecciones de cine y variedades. Ah, y un cabaret en la planta superior.

SIN NOTICIAS SOBRE "EL NUEVO" TEATRO PRINCIPAL

En los 80 y 90 del siglo XX llegaron los conciertos, los recitales y los espectáculos teatrales hasta su cierre en 2006. En 2019, dos años después de cerrar su etapa como equipamiento cultural sin mucho éxito, un grupo inversor firmó un acuerdo para poner en marcha una nueva propuesta cultural. A punto de despedir el 2021, las taquillas del teatro siguen tapiadas.

--

Descubre más curiosidades y rincones de Barcelona en la cuenta de Instagram @inmasantosherrera [link directo]

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.