Poblenou es uno de los barrios más en forma de la ciudad. Pese a que últimamente se ha hecho conocido por la gran oferta de ocio y restauración que propone a todos sus vecinos, lo cierto es que también alberga diferentes iniciativas sociales que han hecho que este distrito se haya posicionado como uno de los más activos en este tipo de causas. Es el caso de su última gran apuesta, bautizada como Bicihub, un espacio que actúa como punto de encuentro entre diferentes entidades que promueven la igualdad y desarrollan actividades de carácter social con la bicicleta como nexo de unión.

Bicihub acoge todas las iniciativas que provienen de diversas instituciones y que han encontrado su lugar de asentamiento en Can Picó, en la calle Pere IV, 58, un antiguo almacén de ladrillo que data de 1907 y que ha sido cedido por el propio Ayuntamiento de Barcelona para los próximos treinta años. De esta manera, no sólo se pretende sensibilizar a los vecinos acerca de la importancia de este tipo de iniciativas sociales, sino que también busca poner remedio al temor de que este edificio histórico terminase siendo ocupado por el movimiento okupa de la ciudad. 

ACTIVIDADES COMO 'BICI SENSE EDAT' SON UNA DE SUS CLAVES

Una de las instituciones que asume el protagonismo de este nuevo punto de encuentro es Bici Sense Edat. Esta propuesta se encarga de dar paseos en triciclos a parejas de ancianos que buscan salir de la residencia y visitar la ciudad de Barcelona, así como no perder el contacto con sus barrios de origen. Biciclot es la empresa encargada de formar a los voluntarios en el manejo y conducción de este tipo de triciclos, que tienen en su parte delantera un cajón con capacidad para dos personas. 

Para poder entrar a formar parte de Bicihub, las empresas deben mostrar su compromiso con la ciudad y con los derechos sociales, además de estar dispuestas y aceptar que todas las decisiones con respecto al espacio se deben realizar por consenso. Por tanto, no hay lugar para el individualismo. Este lugar actúa también como un punto de venta de bicicletas de segunda mano. La mayoría de ellas son cedidas por el Ayuntamiento y son los propios mecánicos que allí trabajan los que las reparan, las ponen a punto y las venden a un precio que parte de los 80 euros.