Que Gràcia es uno de los barrios con más movimiento de Barcelona no es ningún secreto. Su amplia oferta de bares y restaurantes, unido a su característico ambiente, convierten a esta zona en una de las más transitadas no sólo por los turistas de la ciudad, sino también por sus propios habitantes.

Entre sus principales encantos destaca su estructura urbana, con especial atención a la presencia de las plazas. Cada conglomerado de calles termina desembocando en una plaza, que actúa como lugar de reunión de todos los vecinos, replicando el estilo de vida de décadas atrás. 

PLAÇA VILA DE GRÀCIA

La Plaça Vila de Gràcia es el centro del barrio. A partir de ella confluyen multitud de calles, negocios y organismos públicos. Allí se encuentra el Ayuntamiento de Gràcia, el lugar en el que los vecinos pueden realizar la mayoría de trámites administrativos de la ciudad. Además, cuenta con uno de los principales atractivos turísticos del barrio, el Campanario de Gràcia, el único campanario que no es religioso de toda Cataluña.

Junto al Ayuntamiento también hay una gran oferta de restauración y de ocio. Con diferentes cafeterías y bares que rodean este característico lugar. En las famosas fiestas del barrio, esta plaza actúa como el centro de todos los festejos.  

PLAÇA DEL SOL

La Plaça del Sol es otro de los emplazamientos más característicos de esta zona. Con la llegada del buen tiempo, son muchos los jóvenes que tienen este lugar como punto de encuentro. Es habitual verles sentados en el suelo merendando, tomando algo o incluso trabajando desde sus ordenadores.

La plaza está rodeada por diferentes restaurantes, bares y pequeños comercios. En ella actúan, además, diferentes artistas y músicos amateurs de manera totalmente espontánea. 

PLAÇA DEL DIAMANT

Muy próxima a la Plaça del Sol está ubicada la Plaça del Diamant. Se caracteriza por su actividad comercial, con varios negocios que se articulan en torno a ella. Es una de las más grandes de todo el barrio, por lo que es uno de los lugares de paso más importantes de Gràcia. Cuenta con diferente zonas para sentarse a disfrutar del buen ambiente que se respira en ella. Con la llegada del buen tiempo, por las noches congrega a una gran cantidad de personas disfrutando de una cena o de una copa en algunos de sus locales aledaños.