Isona Passola, la presidenta del Ateneu Barcelonès, afronta una grave crisis en la entidad / WIKIPEDIA
Isona Passola, la presidenta del Ateneu Barcelonès, afronta una grave crisis en la entidad / WIKIPEDIA

Passola tacha de incompetente y poco comprometido al bibliotecario despedido en el Ateneu Barcelonès

En una carta a los socios, la presidenta de la entidad evita pronunciarse sobre las dimisiones de miembros de la Junta y ve “injustificado el ruido en los medios de comunicación”

Guardar
Manel Manchón
Periodista
Actualizado: 29/09/2022 10:14 h.

Isona Passola ha decidido que en el Ateneu Barcelonès no pasa nada. ¿Dimisiones de vocales de la junta directiva? ¿El despido del director de la Biblioteca de la entidad que ha generado la solidaridad de todo el colectivo profesional y del consejo asesor del Ateneu? Nada. En una carta a los socios, Passola considera que se sigue trabajando con normalidad. Pero, sin nombrarle, tiene palabras para el bibliotecario despedido, Alex Cosials, al que considera incompetente y poco comprometido. Lo dice a su manera: “Para conseguir estos retos –proyectos estratégicos—y otros importantes que vendrán, el Ateneu necesita contar con profesionales altamente cualificados e implicados con la entidad”. Fin del problema.

Los socios que ya disponen de la carta de la junta que preside Passola no dan crédito a la situación y exponen, como ha podido contrastar Metrópoli, una “gran preocupación”, porque entienden que Passola no es consciente de lo que sucede en el Ateneu Barcelonès, donde han presentado su dimisión en una semana dos vocales, el periodista e investigador cultural Joan Safont y la bibliotecaria Teresa Mañà, justo después del despido de Alex Cosials.

INQUIETUD EN CULTURA

Passola no ve venir un “gran inconveniente”. Y es que las fuentes consultadas por Metrópoli recuerdan que la entidad ha recibido ayudas por parte de la Diputación de Barcelona, del Ayuntamiento de Barcelona y de la Generalitat para modernizar y digitalizar la Biblioteca, que es la joya de la corona del Ateneu. Y los colectivos profesionales, los que agrupan al sector bibliotecario de Barcelona han expresado su malestar con el despido de Cosials, al que se considera un “enorme profesional de trayectoria contrastada”.

El propio consejo asesor del Ateneu se ha dado un tiempo para tomar una decisión, que se cumple esta misma semana, después de enviar una carta muy dura con Passola en la que se cuestiona su actitud y se señala que ha saltado todos los protocolos con ese despido, que se ve “arbitrario”. Ha firmado esa carta la jefe del servicio de bibliotecas, Sílvia Sanahuja Ensesa, que forma parte del equipo de Josep Vives, el director general de Patrimonio Cultural y Bibliotecas, un hombre de estrecha confianza de la dirección de ERC.

La presidenta del Ateneu Barcelonès, la productora de cine Isona Passola / EP
La presidenta del Ateneu Barcelonès, la productora de cine Isona Passola / EP

Passola, amparada por ERC, ha logrado inquietar al departamento de Cultura, que dirige Natàlia Garriga. En su misiva a los socios no le da ninguna importancia a lo que ha sucedido en el interior del Ateneu. “Consideramos completamente injustificado el ruido generado estos últimos días desde algunos medios de comunicación. Las socias y socios pueden estar seguros de que gestionamos de forma decidida los proyectos estratégicos que anunciamos cuando asumimos el encargo”. Passola accedió a la presidencia en marzo de 2021, sin elecciones internas, tras el mandato del historiador Jordi Casassas, que había ganado las elecciones en 2017.

CELEBRAR EL 150 ANIVERSARIO

Lo que plantea Passola a los socios es que se toman decisiones no siempre fáciles, y que forman parte de la normalidad en el funcionamiento de una entidad: “La junta ejerce las funciones de representación (…) y otorga confianza a las decisiones de la comisión ejecutiva, incluyendo decisiones en el ámbito laboral y económico, a veces complejas por su impacto en la vida asociativa”, alude, en relación al despido de Cosials. Justo al inicio de su mandato, Passola despidió al gerente, Daniel Ortiz, que había ganado la plaza por concurso frente a otros 25 candidatos. Ortiz demandó a Passola y al Ateneu y, antes de llegar a juicio, Passola acordó una indemnización.

Fuentes del Ateneu señalan que Passola se ha refugiado en un reducido grupo de personas, con el vicepresidente Ricard Faura, la vicepresidenta Lluïsa Julià y el vocal, el joven Jordi Jiménez, y que el resto no cuenta “para nada”.

En la carta, Passola emplaza a los socios a concentrarse en la celebración, en breve, de los 150 años de la fundación de la entidad, fruto de la fusión entre el Centro Mercantil Barcelonès y el Ateneu Català.

El horizonte más inmediato de Passola es convocar una asamblea general en diciembre –aunque muchos socios piden que sea de inmediato--, con la idea de que, de hecho, ya es extraordinaria, porque lo previsto era convocarla en marzo de 2023 para dar cuentas de la gestión realizada.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.