ARCHIVADO EN:

Una mujer de 57 años ingresó en un centro privado de Barcelona en 2010 para que la operaran de un tumor de células gigantes al cuarto dicho de la mano derecha, que ya había padecido hacía un tiempo y le había vuelto.

CONTAGIO EN EL QUIRÓFANO

La anterior persona intervenida en ese quirófano era un paciente crónico con hepatitis C. En ambas operaciones coincidieron el cirujano, la enfermera circulante y el tipo de anestesia –regional axilar–. Fue entonces cuando la mujer, de 57 años, se contagió del virus.

La Audiencia de Barcelona, ahora, ha condenado a la clínica privada a pagar más de 120.000 euros a la mujer que se contagió en sus instalaciones. La aseguradora Mapfre tendrá que pagar 60.000 euros más los intereses acumulados desde el 2010.

121.313 EUROS

Según El Defensor del Paciente, que ha llevado la defensa de la paciente, eso supone un total de 121.313 euros. Esta nueva sentencia rebaja la cifra inicial, que estableció el juzgado de Primera Instancia número 6, que pedía una indemnización de 70.000 euros.

Los motivos del descenso de la cantidad, según la Audiencia, es que con el paso del tiempo el virus de Hepatitis C es poco probable que se reactive, si es que no hubiera desaparecido ya por completo.