ARCHIVADO EN:

Fruta congelada y doble ración de sombra. Los animales del Zoo de Barcelona no se salvan de la ola de calor. El equipamiento municipal ha emprendido medidas para paliar los efectos de las altas temperaturas, según ha informado este viernes a través de un comunicado.

En su dieta incluyen más fruta de temporada y se les proporciona "enriquimientos", algunos de ellos alimentarios para variar la forma de presentar la comida, tanto en el modo de obtenerla –enterrándola para que la busquen o escondida dentro de objetos– como en la presentación.

HELADOS AFRUTADOS

El Zoo da a los animales la comida en forma de helados: sandía o melón congelada para elefantes; briks de caldo o zumo para osos y primates; fruta congelada para primates y osos; bloques de hielo con fruta para jirafas, y gusanos con agua y congelados para mangostas y suricatas.

Suricatas en el Zoo de Barcelona pasando la ola de calor / EFE
Suricatas en el Zoo de Barcelona pasando la ola de calor / EFE

En los picos de calor los cuidadores renuevan más frecuentemente las zonas de baño y los bebederos para que el agua esté más fresca, y también hay instalaciones con riego con aspersores para refrescar a los animales.

Sin embargo, según ha subrayado, muchos de los animales que viven dentro están perfectamente adaptados a la calor y, además, el parque zoológico es considerado como un "refugio climático" dentro de la ciudad. La vegetación abundante y la cobertura de los árboles consiguen que el recinto esté unos tres grados por debajo de la media de Barcelona.