El XXIV Salón del Manga de Barcelona ha cerrado este domingo con más de 150.000 visitantes, dos mil más que en la pasada edición, y un 9% más de expositores, donde se han incluido nuevos espacios y actividades participativas.

Esta edición, según los organizadores, ha destacado por una gran afluencia de público durante los cuatro días que ha durado, así como un "lleno absoluto" en todas las actividades programadas durante el evento.

Los talleres han estado llenos de público interesado en cualquier tema relacionado con la cultura japonesa, así como el auditorio, las salas de actos, el nuevo espacio infantil Manga Kids o la plaza Univers, donde estaba ubicado el escenario principal.

La directora del Salón del Manga de Barcelona, Meritxell Puig, ha asegurado que están "muy satisfechos por la asistencia conseguida" y ha asegurado que al coincidir con un puente se ha incrementado la presencia de público proveniente de toda España.

"Por primera vez en la historia del Salón, las entradas online se agotaron para todos los días antes de la inauguración", ha destacado Puig. En concreto, ha resaltado el éxito de participación en actividades, como los talleres, conciertos, exhibiciones y proyecciones y la exposición 'Lenguaje, Objetos y Bestias'.

Puig ha defendido que el Salón del Manga de Barcelona "sigue actuando como un punto de encuentro de aficionados y apasionados, no solo del manga, sino de todos los ámbitos de la cultura japonesa", venidos desde todos los puntos del país.