Un plan infalible. Un año más, la Sagrada Familia ilumina su fachada con escenas de la Pasión, desde el lunes y hasta el próximo día 22 de abril. Según han detallado los responsables de la basílica diseñada por Antoni Gaudí, se narrarán pasajes de la muerte de Jesucristo de forma gratuita para todos los barceloneses que quieran acercarse.

Será en dos sesiones de media hora cada una que se repetirán este martes y el miércoles, una a las 20.45 horas y la otra a las 22 horas. El Viernes Santo, se hará hincapié en el Via Crucis con una proyección a las 21 horas. A la primera jornada de este lunes han asisitido unas 5.000 personas.

Las luces en los 12 grupos escultóricos diseñados por el artista recién fallecido Josep Maria Subirachs permiten al espectador repasar las escenas de la Pasión, las cuales van acompañadas de una locución con música. Con esta iniciativa, la basílica barcelonesa busca movilizar a los feligreses para la celebración de esta festividad. Esta iluminación es una de las actividades previstas para la Semana Santa que incluirán, entre otras, un espacio para los más pequeños.

UN TALLER FAMILIAR EN LA SAGRADA FAMILIA

Además, este año el templo quiere sorprender con un taller familiar donde, tras una visita en familia a la basílica, los niños podrán elaborar su propio huevo de Pascua. Entre los actos previstos, figura también un concierto, cuyas 300 entradas dobles se sortearán a través del Facebook de la Basílica de la Sagrada Familia. 

Después, el día 23, el templo dejará entrar de forma gratuita a todas aquellas personas que se llamen Jordi, Jorge, Jordina o Georgina, con motivo de la fiesta catalana.

Los grupos escultóricos de Subirachs iluminados en la Sagrada Familia
Los grupos escultóricos de Subirachs iluminados en la Sagrada Familia

Cabe recordar que hace unos meses empezó la recta final de la construcción más compleja del arquitecto modernista. La (gran) Torre de Jesucristo se alzará imponente para “representar el Universo y la Creación”. Su levantamiento terminará –en un principio– en 2022 con la coronación de la Cruz. Y, si todo sale según lo previsto, los barceloneses y los turistas podrán contemplar la esplendorosa basílica terminada en 2026, que será la construcción más alta de la ciudad.