ARCHIVADO EN:

Enfrentarse a la hoja en blanco no es fácil. Existe un síndrome para referirse a esta sensación, que es justo la que experimentas en un taller de las "Paint Nites" en el Palacio Moja de Barcelona: pavor ante el lienzo en blanco, pánico a empezar desde la nada un cuadro. Pero, ¡calma!, porque poco a poco, con la ayuda de una copa de vino, música clásica y la destreza de Jorge Egea, el artista local que guía la velada, el miedo se atenúa y el arte empieza a cobrar sentido.

Como muchas de las modas de hoy en día, las "Paint Nites" nacieron en Estados Unidos. Se trata de una tendencia artística que consiste en explorar durante dos horas la creatividad de uno mismo degustando a la vez un vino de la tierra. En este caso la elección es entre un vino blanco Lo patinet y uno tinto Quatre Txarel·los.

El artista Jorge Egea explicando cómo hacer el sombreado / P.B.
El artista Jorge Egea explicando cómo hacer el sombreado / P.B.

“Tomároslo como una primera experiencia con el arte”, introduce el artista Jorge Egea. Sentados alrededor de la gran mesa, ya con las copas llenas, explica a los asistentes que deben elegir elementos del bodegón –fruta, ginebra y jarras de cerveza– para pintar en el lienzo que tienen enfrente. “Podéis probar de encuadrar los objetos con los dedos”, sugiere mostrando la forma con sus manos.

Raúl y Lucía son una joven pareja de ingenieros que lleva dos años en Barcelona. En cuanto Lucía supo de la existencia de esta actividad no dudó en hacerle una sorpresa a Raúl. ¿El objetivo? Relajarse haciendo algo diferente en la ciudad. “Aquí la gente viene a desconectar. Por ejemplo, una vez vino una chica que al día siguiente tenía examen para sacarse el permiso de conducir. “Buscó algo para liberar tensiones y nos encontró a nosotros”, me cuenta Pol Gago, el encargado del evento.

Algunos asistentes pintando en el Palacio Moja / P.B.
Algunos asistentes pintando en el Palacio Moja / P.B.

Jorge Egea explica trucos para dar volumen a las figuras con las ceras o hacer el efecto elipse. Aconseja achinar los ojos para que haya contraste y así visualizar las sombras. Paso a paso, el lienzo va llenándose: primero se dibuja el contorno de los elementos que elegimos con un color, luego se trazan las sombras y luces con negro y blanco. Más adelante, marcar con las ceras cada elemento con su color característico. Primero de una forma suave, luego más intensa. Hasta finalmente difuminar las líneas iniciales y conseguir que el dibujo adquiera volumen. Jorge Egea va pasando persona a persona y aconseja. “No se trata de hacer cosas realistas”, comenta.

Ahora han vuelto las "Paint Nites" en el Palacio Moja, donde es posible aprender a pintar mediante diferentes técnicas, como ceras o acuarelas, conocer a gente local y extranjera, y divertirse descubriendo otras facetas artísticas inexploradas. Los asistentes, una vez finalizada la sesión, pueden llevarse a casa sus particulares obras de arte y así demostrar a los amigos, de una vez por todas, que es posible aprender a pintar de una forma hipster.

Un grupo de amigos con el artista Jorge Egea posando con sus obras / P.B.
Un grupo de amigos con el artista Jorge Egea posando con sus obras / P.B.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.