ARCHIVADO EN:

Un debate sobre el ocio nocturno ha acabado destapando una presunta falsa promesa del gobierno de Ada Colau. El concejal de ERC Jordi Coronas ha asegurado que el Estado tiene intención de prorrogar, al menos un año, las concesiones a las discotecas Pachá, Shoko, Opium y Carpe Diem, ubicadas en el Port Olímpic de Barcelona. "Eso es lo que sabemos desde ERC por el ministerio de Hacienda", ha desvelado Coronas. 

Así, los planes del Gobierno español contradicen al anuncio realizado por la concejal de Ciutat Vella Gala Pin hace tan sólo un mes, cuando aseguró que no les renovaría las licencias y destinaría esos terrenos a la ampliación del CSIC. La versión aportada por el número cinco de ERC ha sido corroborada por fuentes del sector de ocio nocturno, que certifican la continuidad de estas discotecas en el litoral barcelonés durante al menos un año. Según las mismas fuentes, el Estado quiere entrefar las licencias a los actuales gestores, es decir, el grupo Costa Este (Pachá y Opium) y Shoko y Carpe Diem.

BCOMÚ NO RECTIFICA

Tras esta contundente afirmación, el representante de Barcelona en Comú en el debate, Jordi Martí, ha tratado de defender la solidez del anuncio que hizo el gobierno municipal al que pertenece. "Tenemos un preacuerdo con el Ministerio de Hacienda para que cuando finalice la concesión los locales del Frente Marítimo, que son públicos, pasen a ser la ampliación del Instituto de Ciencias del Mar del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC)", ha dicho.

Según él, prorrogar las licencias es "imposible", aunque ha admitido que sí que se pueden sacar a concurso y que acaben siendo gestionadas por el sector privado. Sin embargo, ha expresado que las intenciones de su partido pasan por destinar el espacio a la "economía azul". Rápidamente, el candidato de JxCAT Jordi Martí le ha corregido y ha abonado la tesis sostenida por el representante de ERC. Según él, "los cesionarios actuales tienen derecho a una prórroga automática", y ha alertado que el cierre de los espacios puede derivar en denuncias por lucro cesante contra el Ayuntamiento de Barcelona. 

EL OCIO NOCTURNO, A DEBATE

Al margen de esta cuestión, los candidatos han discutido sobre la relación entre inseguridad y ocio nocturno, en un debate organizado por Fecalon y moderado por el periodista Carlos Quílez. En el mismo se han creado dos bloques claramente diferenciados: Barcelona en Comú y ERC, partidarios del cierre de discotecas; y el resto de partidos, entre los que se encontraban PSC, PP, Cs, JxCAT y Actúa, la formación dirigida por el exjuez Baltasar Garzón y cuya cara visible en Barcelona es Núria González. 

Los representantes de los partidos en el debate organizado por Fecalon

Los representantes de los partidos en el debate organizado por Fecalon / MA

"Nosotros no vamos a cerrar ningún local, y menos de un sector que sostiene 30.00 empleos", ha sostenido el representante de Cs Paco Sierra, que además ha cuestionado la utilidad de cerrar las discotecas del Port Olímpic porque "ahí no hay vecinos", "sólo cangrejos", ha ironizado.

Por su parte, el candidato a la alcaldía por el PP, Josep Bou, ha tildado a la alcaldesa de nihilista por querer cerrar las salas de fiestas. Según él, "el ocio en Barcelona es vital", por lo que se ha mostrado partidario de renovar las concesiones que dan empleo a miles de personas.

El representante del PSC Xavier Marcé ha lamentado que Barcelona tenga poco ocio nocturno, música en vivo y teatro, pese a su potencial de demanda interior. Asimismo, también ha criticado que las concentraciones de ocio nocturno estigmatizan a este sector y se ha mostrado partidario de un "pacto con la gente del ocio y la administración. Queremos más discotecas y las queremos repartidas por la ciudad".