ARCHIVADO EN:

La noche del sábado Estrella Damm volvió a ofrecer un gran espectáculo en su escenario Mediterráneament, en Bogatell. Con menos aforo que los años prepandémicos, sillas y la obligatoriedad de llevar mascarilla, el enorme escenario situado casi a orillas del mar acogió a grupos destacados de la música catalana.

Es cierto que, como es habitual en las fiestas de la Mercè, la velada se sucedió entre algunos truenos y lluvia intermitente. Esto hizo que el público fuera llegando paulatinamente, hasta completar el aforo, ya para el cierre de la noche.

JOANA SERRAT & THE GREAT CANYONERS 

En estos conciertos es de sobra conocida la apuesta de Damm por los grupos catalanes, tanto emergentes como consolidados. Joana Serrat & The Great Canyoners fue un excelente representante de esta esencia. Adentándrose en un folk intimista, un rock que bebe del estilo norteamericano, y sin dejar de lado el pop, la banda dio comienzo a la fiesta interpretando su álbum más reciente, Harcorde from the heart.

P1000361
Joana Serrat en una imagen durante el concierto de Estrella Damm

BÚHOS, EMPIEZA LA FIESTA

El segundo concierto del Mediterráneament era uno de los más esperados de la noche del sábado. Búhos es una de las bandas más festivas y que más público arrastra en Cataluña. El septeto de Calafell ofreció un espéctaculo alegre y variado. Su sello de identidad son el mestizaje, el ska, el pop-rock y sus letras reivindicativas. 

Prácticamente con el aforo completo, el público no pudo resistirse a ponerse de pie y bailar los ritmos pegadizos de este grupo. 

P1000403
El guitarrista y el saxofonista de Búhos durante el concierto / M.A

ALEGRÍA CON OQUES GRASSES

Llegados a este punto, las sillas empezaron a sobrar. El público de pie, saltando e invadido por una alegría que parecía que no iba a acabar. Y es que resulta casi imposible vivir un concierto de Oques Grasses sentado. ¡A la merda tot! Así empezó el arranque de fin de fiesta. En primera línea, un público jovencísimo coreaba todas las letras. Con razón este grupo ha experimentado un ascenso meteórico en los últimos años, gracias especialmente, a la energía y el buen rollo de sus directos.

Rumba catalana, reggae, ska y algo de pop y unas letras que hablan del amor, la libertad y la alegría: el cóctel perfecto para llenar escenarios.

P1000457
Una imagen del público bailando durante el concierto de Oques Grasses / M.A

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.