Fachada de El Nacional en el paseo de Gràcia / INMA SANTOS
Fachada de El Nacional en el paseo de Gràcia / INMA SANTOS

El Nacional: gastronomía en bandeja 'art déco'

Este restaurante de restaurantes, ocupa una nave industrial de principios del siglo XX reconvertida en garaje, que nació como Teatro Español en 1870

Guardar
Periodista

Paseo de Gràcia, 24 Bis. Un pasillo se abre paso entre dos edificios y, al otro lado de la verja abierta de par en par, una red de luces sobre la cabeza de los visitantes guía el camino que desemboca en la entrada de El Nacional. Tras las puertas espera un macroespacio gourmet con capacidad para 700 comensales, que consta de cuatro restaurantes diferentes con una apuesta variada por la tradición de los productos gastronómicos de la Península Ibérica y del sur de Francia.

COMENZÓ SIENDO UN TEATRO

Un oasis de casi 3.000 metros cuadrados para el paladar, que guarda entre sus paredes alma e historia. En el último tercio del siglo XIX, tras el derribo de las murallas de Barcelona, en plena construcción del Eixample y con la industrialización viento en popa, el espacio que ahora alberga El Nacional, nació como Teatro Español, un proyecto del arquitecto Antoni Rovira i Trias, que se inauguró el 21 de mayo de 1870.

Casi 20 años después, en 1889, las llamas devoraron el teatro, que fue reconstruido en 1892 por el arquitecto Ramón M. Ruidor. El nuevo local emergió de las cenizas renovado y bajo el nombre de Jardín Español, convertido en una sala donde se celebraban conciertos, zarzuelas, óperas, tómbolas, ferias... Pero no tuvo el éxito esperado y en 1900 el espacio decía así adiós para siempre al mundo de la farándula.

DE LA SEDE DE LA FARÁNDULA A FÁBRICA ZAPATERA

Hizo borrón y cuenta nueva para reconvertirse, posteriormente, en la Tenería Moderna Franco-Española, una fábrica textil dedicada al curtido de pieles para zapatos. Tras la Guerra Civil, la nave industrial resucitó como concesionario de coches de alta gama. Y, más tarde, el edificio se convirtió en un garaje privado que cerró en noviembre de 2013.

El 25 de octubre del 2014 abría sus puertas El Nacional. El equipo de Lázaro Rosa-Violán Studio se encargó del interiorismo, dotando sus cuatro espacios de un marcado aire art déco. Para ello, se rescataron, restauraron y reutilizar muchos elementos constructivos de la nave, un ejemplo de arquitectura industrial, entre ellos, el pavimento de tacos de madera hexagonales de la entrada, las taquillas y algún cartel.

Además del uso de materiales nobles, destacan las impresionantes lámparas de cristal, los murales cerámicos y mosaicos, un guiño a la estética modernista. Los enormes cristales y pilares metálicos aportan un encanto singular, bajo una cubierta formada por una estructura de 15 bóvedas de “volta catalana, que mantienen el aire industrial del siglo XIX.

--

Descubre más curiosidades y rincones de Barcelona en la cuenta de Instagram @inmasantosherrera [link directo]

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.