ARCHIVADO EN:

En el sexo como en la vida: hay que estar al día. Las nuevas tecnologías han revolucionado nuestra forma de entendernos y relacionarnos. No solo con otros seres humanos, sino también con los aparatos: sobre todo con los electrónicos. El sector de la sexualidad ha sabido sacar el máximo rendimiento a los avances. En todos los sentidos. Las películas pornográficas en DVD han desaparecido de las tiendas eróticas y los ruidosos vibradores, también. Sin embargo, se han incorporado sofisticados artilugios y se han consolidadao los rodajes de porno en 3D. Así lo han relatado distintos expertos en el evento Sex-Volución, organizado por el Salón Erótico de Barcelona y moderado por Juli Simón y Álex Salgado.

Adeline Aránega (propietaria de la tienda erótica Kitsch), Montse Iserte (sexóloga) y Verónica Vivero (psicóloga y sexóloga) coinciden en que el futuro del sector pasa por la robótica y las muñecas que, de hecho, cada vez causan más furor entre los clientes. Incluso existe ya un robot masculino que recita poemas y cambia el tamaño de su pene. La evolución de la industria de juguetes eróticos tiene su gracia. Cada año salen cientos de productos nuevos enfocados a las mujeres. Incluso hay lubricantes para todos los gustos y necesidades: veganos o celíacos, por ejemplo. “Quien no chupa es porque no quiere”, comenta Iserte entre las risitas del público.

ORGASMO SIN PENETRACIÓN

Las tiendas eróticas abrieron sus puertas hace tres décadas con cabinas para ver cine X y falos de todo tipo... Y tamaños. Luego se dieron cuenta, según explican las expertas, de que la mayoría de mujeres no llegan al orgasmo mediante la penetración, sino con la estimulación externa. Así empezaron a diseñar juguetes específicos para el órgano femenino dedicado al placer: sí, el clítoris.

Expertas en sexo y juguetes eróticos en el evento organizado por el Salón Erótico / P. B.
Expertas en sexo y juguetes eróticos en el evento organizado por el Salón Erótico / P. B.

“Las mujeres nos hemos ido empoderando, ganando confianza y liberando”, incide Vivero. En Barcelona, la apertura de tiendas como Sensualove, ubicada en Rambla de Catalunya, contribuyeron a cambiar la percepción hermética de sex shop. “Me llena de alegría ver entrar hoy a personas mayores cogidas de la mano y parejas con sus hijos buscando juguetes eróticos”, relata Iserte. Las tiendas actuales apuestan por un formato más diáfano, minimalista y abierto: quieren demostrar que en la sexualidad no hay nada que esconder.

¿FALTA EDUCACIÓN SEXUAL?

No obstante, pese a los (aparentes) avances, las tres insisten en que todavía falta educación sexual y más naturalidad para hablar sin tapujos del tema. “Muchos chavales recurren al porno y eso no es lo más educativo”, lamenta Vivero. El problema va más allá. Y es grave. “A las nuevas generaciones les cuesta cada vez más mantener relaciones y uno de los motivos es porque se masturban fácilmente con el porno”, revela Iserte, tras varios años ayudando a parejas con problemas en la cama.

Para los que trabajan en el mundillo pornográfico, el problema no reside tanto en las producciones, sino en los videoclips musicales que denigran a las mujeres y están al alcance de todos. Según los directores Pablo Ferrari y Roberto Valtueña, en el porno no ha variado apenas el sistema de rodaje, pero sí el de la distribución. Las redes sociales han perjudicado a las productoras. “Ahora cualquier pareja se graba con un móvil y lo difunde en Internet o lo sube directamente en las plataformas”, comenta Ferrari.

RODAJES CON PRESERVATIVO

“El contenido importa cada vez menos. En Cumlauder solo importan los clics”, pone como ejemplo Ferrari. Ambos saben que “el cliente manda” y las películas pornográficas en 3D son las que más se están rodando. “A mí no excita, pero a un segmento de público le encanta este tipo de filmes”, confiesa ante el asombro del público. También pronostican la llegada del porno a plataformas como Netflix y los rodajes con “con preservativo”. “El porno está tan el peligro como la prostitución”, añade Valtueña en clave de futuro.

Directores de cine X y la actriz Sheila Ortega en la charla 'Sex-Volución' / P. B.
Directores de cine X y la actriz Sheila Ortega en la charla 'Sex-Volución' / P. B.

Respecto al auge del feminismo y la reivindicación de la mujer en la industria pornográfica, desvelan el éxito del MMA (artes marciales mixtas) en las grabaciones donde normalmente “las mujeres terminan machacando al hombre”. Aun así, lamentan la censura en redes sociales. “Les preocupa ver una teta o un culo, pero no las peleas fuertes”, se indigna Ferrari.

ACTRICES NO PUEDEN VIVIR DEL PORNO

Se da la circunstancia de que las mismas actrices que admiraban a pornstars como Nacho Vidal o Max Cortés admiten hoy no poder vivir solo de los rodajes. Es el caso de Sheila Ortega, a quien, de hecho, le han cerrado la cuenta de Instagram en un par de ocasiones. “Participo en unos cinco rodajes al año”, reconoce. No vivo del porno, vivo de vender otras grabaciones por mi cuenta”, zanja con orgullo.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.