‘Monumento al libro’ de más de dos metros de alto en el paseo de Gràcia / INMA SANTOS
‘Monumento al libro’ de más de dos metros de alto en el paseo de Gràcia / INMA SANTOS

Un ‘Monumento al libro’ de más de dos metros de alto

La escultura, creada en 1994 por Joan Brossa, fue concebida como un poema visual y rinde homenaje a la Feria del Libro de Ocasión Antiguo y Moderno

Guardar
Periodista

Seguro que habéis pasado por delante cientos de veces o incluso lo habéis utilizado como punto de referencia para quedar con alguien. Situémonos, estamos en la intersección de Gran Vía con paseo de Gràcia, frente a un enorme libro entreabierto sobre una base semiesférica azul: el Monumento al libro, creado en 1994 por Joan Brossa.

UN ELEMENTO MÁS DEL PASEO DE GRÀCIA

Allí donde algunos solo vemos un libro, se esconde en realidad un poema visual: “como un tentetieso, el libro nunca puede caer al suelo y aunque pase por momentos críticos, siempre vuelve a enderezarse”, explican algunos escritos sobre este monumento. Posiblemente sea más fácil de entender si tenemos en cuenta que, originalmente, ese tentetieso estaba diseñado para moverse como un tentetieso con el impulso de las manos. No lo intentéis, porque finalmente quedó como una pieza inamovible.

¿Cómo llegó este monumento a parar a este punto de la ciudad? Es fácil de explicar, si tenemos en cuenta que paseo de Gràcia acoge anualmente la Feria del Libro de Ocasión Antiguo y Moderno, organizada por el Gremio de Libreros de Viejo de Cataluña desde 1951. Precisamente para conmemorar esta muestra, se encargó un monumento al poeta Joan Brossa. Este contó con la colaboración del diseñador gráfico Josep Pla Narbona.

RESTAURACIÓN DE LA OBRA

El libro está elaborado con planchas pintadas de acero inoxidable que recrean las tapas y las páginas del libro (originalmente de hierro). La figura, de 2,16 m de altura, reposa sobre una base rectangular de granito gris, de 0,86 metros de altura y 1,40 m de ancho. Y ya sé que no dejo de repetir que hay que levantar la vista y mirar hacia arriba para descubrir cosas, pero ahora voy a pediros justo lo contrario, que miréis hacia abajo, justo ahí, a la base del monumento, porque sobre esta superficie están colocadas las placas firmadas por los escritores catalanes que son homenajeados anualmente por el Gremio de Libreros de Viejo.

Curiosidades: en 2002, la obra fue restaurada debido a la oxidación. Solución:  las hojas originales del libro, que eran de hierro, se reemplazaron por láminas de acero.

--

Descubre más curiosidades y rincones de Barcelona en la cuenta de Instagram @inmasantosherrera [link directo]

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.