En la calle Lepant, casi en la esquina con la Ronda del Guinardó, dos bellas damas con peluca, máscara y sombrero y coloridos atuendos llaman la atención desde un espectacular mural de 8 metros de alto por 7 de ancho en la pared lateral de una casa de dos alturas de la calle Lepant con el pasaje Boné. Es la huella que dejó Miss Van, una de las artistas más icónicas y relevantes del street art barcelonés en 2016, invitada por Openwalls, en el marco del proyecto FemRimes FemGraff, organizado por Bocanord: micropoesía y arte mural para fomentar la creatividad literaria y artística en torno a la condición femenina basada en la igualdad de género.

Una magnífica muestra de arte urbano que a más de uno le habrá servido para descubrir un rinconcito de esta ciudad en el olvido: el pasaje Boné. Es un pasaje muy corto, casi un cul de sac, que enlaza, a través de unas escaleras, con otro pasaje paralelo, el de Sant Pere. Con la apertura de la calle Lepant y, puesto que no tiene ningún tipo de protección, parece que está condenado a desaparecer más pronto que tarde.

CASAS PROYECTADAS EN 1920

El caso es que la pared lateral decorada con el mural de Miss Van pertenece a una de las casas que forman este pasaje, bautizado con el nombre de quien fue propietario de los terrenos, Manuel Boné y Boné, un fabricante de sacos de arpillera. Las casas, proyectadas en 1920 por Enric Matas Ramis, según consta en la Guia del Patrimoni Històric i Artístic dels Municipis Catalans, presentan todas la misma estructura de planta y piso, y de composición ecléctica.

Y sí, ahora pasa totalmente desapercibido, pero el pasaje Boné y el de Sant Pere fueron las dos primeras calles edificadas en esta zona del Baix Guinardó.

--

Descubre más curiosidades y rincones de Barcelona en la cuenta de Instagram @inmasantosherrera [link directo]

 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.