Merbeyé ha sido considerada, desde sus inicios, como una de las coctelerías mejor posicionadas de la escena de ocio nocturno existente en la ciudad de Barcelona. Cuando abrió sus puertas por primera vez, hace ahora más de 30 años, era habitual disfrutar en su interior de la presencia de algunas de las celebridades más famosas de la Ciudad Condal de la época, como Fernando Amat, Mariscal o Loquillo. Este último incluso llegó a inmortalizar a este espacio en una de sus canciones, Cadillac Solitario. 

Uno de sus principales atractivos es la ubicación en la que se encuentra, en la plaza del Doctor Andreu 2, en lo más alto del Tibidabo, muy próximo al conocido parque de atracciones. De hecho, esta misma ubicación estaba ocupada antes de su apertura por las oficinas del propio parque, que en 1977 se trasladaron y dejaron paso al actual Merbeyé. 

UNA ATMÓSFERA MÁGICA

Si por algo ha destacado esta coctelería por encima del resto de opciones que se pueden encontrar en el centro de Barcelona es por la esencia que se respira en su interior. Mesas de mármol, asientos forrados con un terciopelo color rojo que centran la atención de todos sus clientes y la presencia de una terraza exterior desde la que se puede disfrutar de una de las mejores vistas que ofrece la ciudad de Barcelona. 

Su carta de cócteles es su principal seña de identidad, con una gran cantidad de propuestas de naturaleza muy diversa. Entre las que destacan algunas creaciones propias como el Made in Japan, el Negrito Zumbón o el Tramvia Blau, en referencia al medio de transporte público con el que se puede subir hasta la cima del Tibidabo. Además, se diferencia del resto de coctelerías por su vertiente gastronómica, permitiendo acompañar todas sus bebidas con diferentes platos elaborados en su propia cocina. 

SIEMPRE RESPETANDO SU ESENCIA ORIGINAL

Pese a que en los últimos años Merbeyé ha ido experimentando diferentes reformas y procesos de restauración, en todos ellos se ha tratado de respetar al máximo la esencia original del interior del local.

El principal cambio que se ha llevado a cabo ha sido la adecuación del local para proporcionar un servicio mucho más amplio de comidas al mediodía, como consecuencia del creciente influjo de turistas que se reúne en su interior temporada tras temporada.