Llama la atención. Es inevitable. Encajada entre la Escola Voramar y un edificio de oficinas y rodeada de antiguas naves industriales, en el barrio del Poblenou, se encuentra la Iglesia de Sant Francesc d’Assís, en el número 130 de la calle Ramón Turró. No es ni mucho menos la edificación religiosa original. La primera iglesia fue financiada por Dionisio Cabot Rovira, se empezó a construir en 1916 y se inauguró un año después. En1933, fue elevada a la categoría de parroquia, pero tres años después, al principio de la Guerra Civil, fue pasto de las llamas y su rector, el padre Josep Romeu, asesinado.

La reconstrucción del templo se inició en 1944 y se terminó en 1951, siguiendo el estilo neorománico, según el proyecto de Enric Sagnier Vidal. El edificio consta de tres naves, con transepto y cimborio octogonal en el crucero. Cuenta con un ábside con girola en la nave central y ábsides semicirculares en los extremos de los brazos del crucero. En la entrada, destaca el porche, con tres arcos de medio punto de piedra blanca sobre columnas aparejadas.

EL CAMPANARIO DE LA TORRE

El campanario de torre, de planta cuadrada y 31 metros de altura, está adosado al frontis. Acoge dos campanas con su instalación original (yugo de hierro): una pequeña y otra más grande, seguramente dedicada a la virgen de Montserrat, con una cuerda en el badajo. Ah, y el interior está decorado con pinturas murales de Llucià Navarro.

--

Descubre más curiosidades y rincones de Barcelona en la cuenta de Instagram @inmasantosherrera [link directo]

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.