ARCHIVADO EN:

La historia de la basílica de Santa María del Mar está muy relacionada con el crecimiento que experimentó la ciudad de Barcelona durante el Siglo XIV. Se construyó en el periodo comprendido entre los años 1329 y 1383 y su impacto en la Ciudad Condal ha sido tal que son muchos los libros y películas para los que ha servido como inspiración. Inicialmente, la obra iba a ser propiedad exclusiva de los feligreses de la zona del puerto. De hecho, fueron ellos mismos quienes se hicieron cargo de la construcción con sus aportaciones de dinero. Sin embargo, finalmente quedó al servicio de la ciudad.

Fue precisamente la población de La Ribera la encargada de llevar a cabo su construcción. Todos sus ciudadanos ayudaron a la misma, pero fueron especialmente los descargadores del muelle los que se encargaron de transportar todas las piedras que se iban a ubicar en la fachada del edificio. Para ello, hicieron uso de las piedras procedentes de la cantera de Montjuïc y las llevaron hasta la misma plaza de El Borne. Por eso se dice que la puerta principal de la basílica actúa como un homenaje a todos los que participaron de forma activa en levantar la basílica.

TRES FACHADAS QUE SON LA ESENCIA DEL GÓTICO CATALÁN

Sus tres fachadas, visibles desde la calle de Santa María, la plaza de Santa María y el Paseo del Born representan la esencia del estilo gótico catalán, con torres octogonales y una gran cantidad de contrafuertes macizos. Destaca especialmente la fachada de la calle Santa María, con las enormes dimensiones con las que cuentan las vidrieras que centran la atención de todos sus visitantes, por el colorido y la luz que ofrecen.

El interior del edificio se estructura en torno a tres naves de tamaño similar, que acogen una gran cantidad de capillas a lo largo de todo el espacio. En ellas destaca la ausencia completa de obstáculos, consiguiendo un espacio diáfano y unitario. 

UNA INSPIRACIÓN PARA EL ÁMBITO CULTURAL

Además de su pasado a nivel artístico e histórico, la basílica de Santa María del Mar ha servido de inspiración para diferentes novelas, películas y series. Entre las que destaca la obra de La catedral del mar, de Ildelfonso Falcones o el libro del autor español Carlos Ruíz Zafón, El juego del ángel