Portal de l’Àngel. “Portal”, porque desde el siglo XIII la muralla de Barcelona contaba allí con un acceso; “de l’Àngel”, por la figura colocada en la capilla abierta en la muralla, en 1466, en recuerdo de la llegada a la ciudad por esta puerta de Sant Vicent Ferrer. Según la leyenda, cuando el religioso cruzó el portal, se le apareció un ángel que le explicó que custodiaba la ciudad.

Ya no queda ni rastro de la capilla donde se instaló la imagen del ángel custodio y que se convirtió en lugar de referencia de muchas celebraciones de la ciudad. Desapareció con el derribo de las murallas, a mediados del siglo XIX. Y con ellas también desapareció el ángel, trasladado inicialmente a la iglesia de Santa Ana y, pocos años después, a la del Sant Àngel Custodi, en Sants, entonces municipio independiente y hoy barrio de Hostafrancs. Y aquí fue donde el ángel del Portal de l’Àngel permaneció hasta que fue destruido al inicio de la guerra civil.

UNA NUEVA VERSIÓN DEL ÁNGEL

En 1955, el ángel custodio regresó al Portal de l’Àngel, en forma de estatua más moderna, realizada por Àngel Ferrant Vázquez, quien se la regaló a Barcelona. En esta nueva versión, el ángel sostiene la espada en alto, siempre en guardia y al acecho, custodiando la ciudad desde su modesta atalaya, en el piso principal del edificio del Banco de España.

--

Descubre más curiosidades y rincones de Barcelona en la cuenta de Instagram @inmasantosherrera [link directo]

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.