El vermú se ha convertido en todo un ritual en Barcelona. Cada vez son más los locales que se han posicionado como especialistas en este tipo de bebida. Y es que, pese a que hace unos años la hora del aperitivo quedaba reservada únicamente para los fines de semana, cada vez son más los que se apuntan a disfrutar de ella cualquier día entre semana.

Las vermuterías son locales repletos de encanto en los que no faltan una buena carta de bebidas alcohólicas, cervezas artesanales y diferentes ofertas gastronómicas. A continuación se detallan algunas de las más destacadas de la Ciudad Condal.

LA EUROPEA

En el barrio de Sants, en la calle del Vallespir, 96, se encuentra uno de los locales más típicos de la ciudad para disfrutar un buen vermú. Desde fuera, La Europea destaca por su característica pizarra roja, en la que anuncia las bebidas del día que tienen un precio especial.

Por otro lado, la amplia variedad de cervezas, vermús y de tapas hacen que cada día cueste encontrar un hueco libre en su interior.

SANT ANTONI GLORIÒS

El centro de Barcelona está plagado de lugares de gran interés gastronómico. Sin embargo, pocos son capaces de alcanzar la fama con la que cuenta la vermutería Sant Antoni Gloriós, ubicada en la calle Manso, 42.

De aspecto moderno, gracias a su decoración en madera, este establecimiento se hizo famoso por sus patatas bravas, a las que algunos consideran que son las mejores de la ciudad. Además de las bebidas típicas, sus dueños ha reunido una amplia oferta de bebidas alcohólicas y cervezas artesanales de diferentes partes de todo el mundo. 

SENYOR VERMUT

El Senyor Vermut es uno de los espacios gastronómicos más queridos de la ciudad. Está situado en la calle Provença, 85 y cuenta con una de las ofertas más amplias de este tipo de bebida que se pueden encontrar en toda Barcelona, con más de cuarenta tipos de vermú diferentes. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Avui sortim a El Comidista. No us ho perdeu!!! Link a la nostra biografia

Una publicación compartida de Senyor Vermut (@senyorvermut) el

Se trata de un local muy pequeño y acogedor en el que apenas caben cinco o seis mesas en su interior, además de una pequeña terraza. Se ha posicionado como uno de los lugares preferidos para todos los amantes del aperitivo. Su especialidad son las tapas, aunque también sirven bocadillos y platos combinados.