ARCHIVADO EN:

Bendito Sants porque se está convirtiendo en un barrio divino (gastronómicamente hablando) al que ir en procesión para ir probando los restaurantes que han abierto en los últimos tiempos. Esta es la rica y variada ruta que te proponemos en estas líneas (y que nos encanta). Sabemos que todo aquel que profese la religión gourmet se sentirá cerca del paraíso en estos locales. Siete son.

LA MUNDANA

Qué poquitos restaurantes triunfan en cuanto se inauguran. La Mundana pertenece a este selectísimo club. ¿Cómo lo ha conseguido? Pues convirtiéndose en un establecimiento popular, ruidoso, animado, movido, que igual es vermutería que restaurante. Igual te zampas conservas y salazones que platos más trabajados. Como les encanta el humo, cuentan con varios artilugios para darle ese gusto especial a sus creaciones: desde un horno de leña tradicional a una 'robatayaki' (pequeña parrilla japonesa), pasando por un aparato que han creado ellos mismos para impregnar de humo en frío al momento ostras, burrata o lo que sea.

la mundana
La Mundana. Vallespir, 93.

 

SANTS ES CREMA

Se llama Sants es crema porque allí la cosa está que arde. Para ser más exactos, arde la parrilla de carbón por la que pasan casi todos los platos que ha ideado Jordi Darnús. El chef trabajó en El Bulli y Drolma y dirigió la cocina de la casa real jordana. Así que no te dejes engañar por la pequeñez del local y su sencilla decoración: cuidado, pues, con esos platos como las mollejas con zamburiñas, el puerro a la parrilla con torta del Casar y las ostras con pies de cerdo, que encontrarás en la carta dentro del apartado Anarkia en la parrilla.

sants es crema
Sants es crema. Comtes de Bell-lloc, 118.

 

CARMEN

Aunque lleva más de 20 años a pocos metros de la estación de Sants, este discreto restaurante no suele aparecer en las rutas gastronómicas de Sants. Será porque Carmen Soto, la propietaria del local, no es amiga de aparecer en los medios, pero bien merece una visita a su local, donde elabora una cocina de mercado que tantos fieles tiene entre los vecinos del barrio. Prepara de todo: desde los platos de la carta y los menús de mediodías laborables hasta mariscadas e incluso menús degustación para quien quiera darse un homenaje a un precio justo.

CARMEN
Carmen. Valladolid, 44.

 

SANTA BURG

Si buscas en google algo así como “buenas hamburguesas en Barcelona”, es más que probable que Santa Burg aparezca en la primera página de la búsqueda. Y con razón, porque aquí bordan el arte del bocata de carne picada. Su lema “La carne es débil” no puede ser mejor, ya que resulta difícil resistirse a sus piezas, que siempre llegan a la mesa con patatas fritas caseras (un detallazo en esta Barcelona de cocinas ‘congeladas’). Más allá de sus veneradas burgers, hay que probar las ensaladas, los nachos, la broqueta de pollo al curry y los nuggets marinados con limón. Tal es su éxito que tiene un ‘hermano’ en el Eixample (València, 273).

 

Santa Burg
Santa Burg. Vallespir, 51.

 

EL CELLER DEL NOU PRIORAT

En Sants, este bistrot es muy popular. Y con razón, porque aquí elaboran platos sencillos y directos con productos de kilómetro cero por una cuestión de conciencia social. Sus responsables están convencidos de que “nuestras decisiones como consumidores pueden cambiar el mundo”. Y todo ello, acompañado de vinos naturales. Pero El Celler del Hoy Priorat no solo funciona como restaurante, ya que organiza catas de vinos, maridajes, charlas con gente del vino catalán y, como aquello fue antes un colmado de toda la vida, venden los productos con los que elaboran sus platos para que te los lleves a casa.

Celler del nou priorat
El Celler del Nou Priorat. Vallespir, 19.

 

AMASSAME

Entras en Amassame y… mmmm, ese olorcito a masa en el horno de piedra que te abraza es toda una provocación. Se trata de una pizzería donde también probarás pasta artesana. Porque lo hacen todo allí, en el obrador a la vista de la planta a pie de calle, con productos ecológicos y de kilómetro cero, salvo los embutidos y quesos, que son italianos. Las pizzas llevan harina ecológica de masa madre que dejan fermentar dos días para que sean ligeras y digestivas. Aunque uno de los platos estrella de la casa son los espaguetis estrellados: espaguetis crujientes en vez de patatas fritas con huevos fritos, virutas de jamón y un toque de aceite de trufa.

Amassame
Amassame. Sant Medir, 8.

 

BODEGA BARTOLÍ

Si te gustan las setas, esta es tu dirección en el barrio de Sants. Y si te gustan los platos caseros, tradicionales, de la abuela, esta es tu dirección también. O sea, que si quieres unos buenos pies de cerdo, un buen 'capipota' o una sepia con alcachofas, aquí pedirás pan para mojarlo sin parar. Por cierto, no dejes pasar la ocasión de zamparte sus caracoles, otro de sus platos emblemáticos. Un servicio familiar y cercano hacen el resto en este local histórico, pues lleva más de medio siglo dando lecciones de autenticidad. Si quieres sabores de los de toda la vida, ya sabes a dónde ir.

bodega bartoli
Bodega Bartolí. Vallespir, 41.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.