Todos hemos pasado alguna vez por el drama de que una reunión se nos ha atrasado o nos hemos liado con cualquier tema de la vida cotidiana y, al querer comer fuera de las horas habituales, resulta casi misión imposible (lo dijo Charles Dickens, “el hombre es un animal de costumbres…”) dar con un restaurante con una cocina de calidad. Si no es en un macro fast-food o en un bareto donde incluso la tortilla es infumable, encontrar una opción buena abierta a media tarde es como buscar una aguja en un pajar. Aquí van algunas direcciones que os salvarán la vida, seguro que en más de una ocasión.

CASA VARELA 

Casa Varela (Plaza Molina, 4) es toda una institución de Sant Gervasi. Especializados en platos de marcado carácter mediterráneo (y mercado), aunque no se cierran a otras influencias internacionales, definen su propuesta como una ‘cocina sin líos’. Precisamente creemos que eso es lo que la hace ideal en cualquier circunstancia y a cualquier momento del día (abren de 13 a 23 h). Algunos de sus clásicos son los macarrones con pluma ibérica o el steak tartar con tostadas. Si por la tarde os chifla el dulce, no dudéis en pedir un café con tarta de queso o pan, chocolate y sal, que siempre entra de lujo, oigan. Y con el gin tonic (tienen una carta de ginebras muy top), mola su carta de tapas para compartir (esos calamarcitos andaluces, berenjena con miel, croqueta de ibérico…). Otro plus de Casa Varela es su fantástica y gran terraza, acondicionada para ser disfrutada todo el año.

Casa Varela (Plaza Molina, 4)
Casa Varela. Plaza Molina, 4

 

LA SANTA BURG DEL EIXAMPLE

La Santa Burg del Eixample (ojo, tiene hermano mayor en Sants, pero que solo abre mediodías y noches), habitual de los rankings de mejores hamburgueserías de la ciudad, es el lugar al que dirigirse los ojos cerrados si tenéis antojo carnívoro. Porque el chef Alain Guiard solo selecciona las mejores piezas de cerdo, pollo y, sobre todo, vacuno, exclusivamente carne ‘dry aged’ elaborada por el exclusivo proveedor artesano Sergi Soler Capella. También tienen burguers veggies. En este local de la calle València, 273 abren non-stop de mediodía a bien entrada la noche. Un salvavidas en toda regla, pues.

La santa burg hamburguesa Silk X
La Santa Burg del Eixample. VALENCIA 273

 

BODEGA LA PUNTUAL

Bodega La Puntual. Embutidos, quesos, latas, tapas, platos para compartir, una gran selección de vinos, así es la carta de este bar-restaurante de cocina local y tradicional. Nada de locuras estrambóticas o recetario importado de fuera. La apuesta son los clásicos de toda la vida, elaborados con los mejores productos del mercado. Nos flipan sus huevos rotos y el pulpo. Los postres, exquisitos, siguen la misma línea clásica: torrija; corte de helado en tres sabores; pan con aceite, chocolate y sal; crema catalana con carquiñoles…

Sala del Puntual
Bodega La Puntual. C/Montacda, 22

 

CASA RAFOLS

Casa Ràfols, el nuevo ‘hotspot’ foodie de la ciudad, ubicado en Ronda de Sant Pere 74, es también uno de los más ‘extremos’ en cuanto a horario de apertura, ya que cocina y sala están al servicio de los clientes de 9 a 1h. Lo mismo se puede pasar uno a desayunar (bollería casera, huevos revueltos, smoothies), que comer y cenar (¡muy bien!, por cierto), merendar o picar algo rapidito. La carta es una mezcla de platillos desenfadados (véase sardina marinada con escalibada, ensaladilla rusa con huevas de salmón, espárragos D.O. Cojonudos con verduras a la brasa…) que entremezclan recetario tradicional y de otras culturas (siempre elaborados con productos de temporada de km 0), que se degustan en un entorno con mucha historia: este mismo espacio albergó durante cerca de un siglo la emblemática ferretería del mismo nombre, y en los años 30 su sótano escondió un restaurante clandestino.

RAFOLS
Casa Ràfols. Ronda de Sant Pere 74

 

EL PALACIO DE CHINA

El Palacio de China (Marina 87) es la dirección perfecta si tenemos antojo de comida tradicional del país del sol naciente entre 11 y 23.30 h (hay margen). Un local pequeño, con cocina bien preparada y servida con rapidez. Destacan sus sopas, rollitos y platos de carne.

El Palacio de china
El Palacio de China. Marina 87

 

CENT ONZE

Cent Onze es el restaurante del hotel Le Méridien que debe su nombre al número que ocupa en La Rambla: el 111. Y en una ubicación tan cosmopolita y turística, no es sorprendente que hayan apostado por una cocina ininterrumpida. Pero lejos de ser el típico local de cocina normalita para guiris, el Cent Onze es una gran sorpresa. A cargo del chef Luis Ramos, cuenta con una carta de tapas y platillos variados y de diez, elaborados con productos de temporada pero que se reinventan con técnicas del recetario internacional. Algo muy parecido, en suma, a la esencia que caracteriza el centro de Barcelona. Nos encanta su pulled pork con salsa BBQ casera y coleslaw (¡wow!) y el de moda fish and chips.

Restaurante Cent Onze
Cent Onze. La Rambla 111