ARCHIVADO EN:

Si México, Perú, Japón o Tailandia ya se han hecho un hueco sólido en el panorama gastronómico barcelonés a base de numerosas aperturas de restaurantes o food trucks, ahora les viene pisando los talones un nuevo país que promete ampliar la oferta de aromas y sabores exóticos e intensos para los paladares ávidos de nuevas experiencias gourmets. Curri, especias y muchas más cosas… Si os gusta la cocina india, debéis sentaros en la mesa de estos 7 restaurantes. 

MASAIA 73

Abrió sus puertas hace poco más de un año en el Eixample, pisando muy fuerte por diferentes motivos: A/ Respondía al concepto, muy novedoso por entonces, de curri bar, el plato hindú más famoso del mundo. B/ Tras años de éxito a bordo de un food truck, sus dueños, Jordi Aros y Kuldeep Singh, decidieron apostar por una cocina 'sedentaria'. C/ Ofrecen especialidades indias, sobre todo curris, cómo no, interpretadas con técnicas de cocción actuales y trabajando con ingredientes de proximidad de gran calidad. Una mención especial merecen el pollo tikka masala, un espléndido curri de pechuga de pollo marinada y asada al tandoor con curri tikka masala, suave, especiado, con tomate y leche de coco; y el korma de verduritas verdes y crujientes con curri suave y dulzón, coco y anacardos. ¡Una auténtica delicia! 

Masala 73
Masala 73. C/ Muntaner, 152.

 

BEMBI

Es un restaurante que parece huir de los típicos decorados coloridos estilo ‘bollywood’ y apuesta por un interiorismo pulcro, minimalista e íntimo. Con un nombre que significa ‘ombligo’, nexo de unión entre madre y bebé, se ha propuesto ejercer de local conector entre la gastronomía hindú y el publico autóctono. Y le va muy bien. Las recetas que se elaboran aquí con productos de primerísima calidad son auténticas, llegadas directamente del inmenso recetario tradicional del país asiático, pero tienen un toque creativo.

Bembi
Bembì. C/ Consell de Cent, 377.

 

TAJ INDIAN

En el colorido comedor de este restaurante del barrio de Gràcia se degustan platos típicos de la India como el phaal, el pollo tandoori o el paneer, un queso de aquel país servido con rebanadas de pan o rebozado en harina de garbanzo con especias que encantará a los amantes del (muy) picante. Tienen una gran variedad de ricas sopas y platos cocinados a base de langostinos, pollo, cordero o verduras.

Taj indian
Taj india. C/ Bailèn, 219.

 

TANDOOR

Este restaurante es quizás el que más hay contribuido a poner ‘de moda’ la gastronomía india. Con un espacio molón, colorido, moderno y fresco, invita al público más ‘trendy’ de la ciudad a coger mesa y disfrutar de una cocina tan bonita como sabrosa, con platos tradicionales reinterpretados a base de cosmopolitismo por el chef Ivan Surinder, que aprendió de su padre. Se nota el cuidado y el mimo en cada detalle, lo que permite que las creaciones de la casa sean tan ‘instagrameables’. Algunos hits: la samosa (una empanadilla de harina de garbanzo rellena de patatas y guisantes especiados con comino), el palak paneer (queso fresco con suave puré de espinacas) y el sheek kebab (rollito de carne picada de cordero especiado acompañado de aguacate y chutney de mango). Hay casi tantos platos vegetarianos como de carne, y otro gran motivo para visitar Tandoor es su postre llamado Kulfi, un helado casero de leche, azafrán y canela que está de muerte. 

Tandoor
Tandoor. C/ Aragó, 8.

 

RANI

Es la máxima expresión de aquella creencia popular que dice que, a menos lujo, mejor y más auténtico. Porque aquí, es realmente así. Un restaurante indio al 100%, sin artificios. Allí se va a disfrutar de lo mejor de esta gastronomía, divinamente elaborada. Imposible no derretirse ante su arroz basmati con langostinos o ante el lamm korma, una receta a base de cordero cocinado con especias y salsa de almendras. 

Rani
Rani. C/ Bailèn, 61.

 

NAMASTE

Se trata del restaurante hindú más antiguo de Barcelona. Desde hace décadas, su dueño, Nanik Ramchandani, presume de su autenticidad y de la variedad de su carta, con más de 100 recetas que se elaboran con la mejor materia prima. ¿Cómo saber si un restaurante es fiel a la gastronomía del país asiático? En primer lugar, no debe tener ternera, un animal sagrado. En Namaste, pollo al curri y pollo tandoori son las grandes especialidade. Por cierto, cada sábado, además, acerca la cultura popular de la India al público barcelonés con un espectáculo al estilo Bolllywood. 

Namaste
Namaste. C/ Villarroel, 70.

 

MAYURA

Nos alejamos aquí de la estricta tradición para adentrarnos en una dimensión que se basa en la fusión indio-mediterránea y una actualización contemporánea de esta cocina. Para abrir boca, nada como pedir la selección de entrantes para compartir que incluye pappad, pakora, croquetas de queso y arroz al limón. De segundo, la especialidad de la casa es el seekh kebab (jugosas brochetas asadas de carne de cordero picada). Otro gran plus de Mayura es su variedad de curris vegetarianos que se complementan con tofu. 

Restaurante Mayura
Mayura. C/ Girona, 57.