Una de las calles más características de la Barceloneta y de Barcelona vive su singularidad entre locales y turistas. La vive con unas terrazas contra fachada que ya forman parte del imaginario de la ciudad, y que ahora el Ayuntamiento quiere desplazar para desesperación de comerciantes y vecinos. Y la vive entre propuestas diversas normalmente a partir de mediodía. Por las mañanas, el paseo es un remanso de paz, un oasis al lado del mar que pocos saben aprovechar. No así Amarre 69.

Amarre 69 se sitúa al final del paseo Joan de Borbó para alojar a divertidos en horario continuo, ya que abre a las 8.15h de la mañana en una excentricidad aplaudida. Desde primera hora, en su coqueta terraza, por ejemplo, pueden degustarse platos cocinados y desayunos vigorosos a base de bagels, tortillas, sandwichs o boles de açai, acompañados de una oferta líquida a base de zumos y batidos de soja. Así se empieza cualquier día. El sol aún no calienta y la brisa marida mejor.

Tras esa mañana fortuita, extraordinaria en un paseo más dado a tardear, el día puede desarrollarse en Amarre hablando en castellano y una propuesta para compartir a base de tapas modernas. En estos meses de calor, un producto en dos tapas se convierte en imprescindible. El cangrejo, en formato ensalada o sándwich, brilla con luz propia y puebla mesas sin querer.

Para redondear la jornada, y si es domingo o jueves, Amarre 69 activa un hilo musical derivado de la acción de un dj que acompaña. Cuando cierre, te irás a casa y volverás el día sisguinte a las 08h. Joan de Borbó ha ganado enteros.

Passeig Joan de Borbó, 69

Amarre 69  en Joan de Borbó
1/6

Amarre 69 en Joan de Borbó

Amarre 69  un lugar para estar
2/6

Amarre 69 un lugar para estar

El aperitivo de Amarre 69
3/6

El aperitivo de Amarre 69

Una de las propuestas de Amarre 69
4/6

Una de las propuestas de Amarre 69

Un detox de Amarre 69
5/6

Un detox de Amarre 69

Ensalada de pollo. Amarre 69
6/6

Ensalada de pollo. Amarre 69