No es difícil encontrar canelones en las cartas de los restaurantes de Barcelona. Al fin y al cabo, son un plato muy popular. Pero dar con unos que sean buenos-buenos ya es más complicado. Sabedores de ello, nos hemos propuesto recomendarte 5 restaurantes donde tendrás garantía de éxito. Estos.

GAIG

El mito. Y con razón. Incluso los chefs con nivel de estrella Michelin alaban los canelones de Carles Gaig y, por mucho que lo intentan, confiesan que no pueden igualarlo. Un emblema de su carta pero podemos decir sin miedo a exagerar que son también un emblema de la cocina catalana. Para el relleno utiliza cuello de ternera o aguja, carne magra de cerdo, foie-gras, cebolla, caldo de gallina, vino rancio y queso rallado. Por encima, bechamel con un poco de nuez moscada y crema de trufa. Imbatibles.

Restaurant Gaig
Gaig. ​Calle de Còrsega, 200

 

MANDUKA

El chef Albert Ortiz estuvo un tiempo viviendo y trabajando en Singapur, de manera que la carta de Manduka tiene aromas asiáticos, aunque no olvida platos locales de los de toda la vida. Y mejor que no lo haga, porque entre sus hits figura el canelón, que elabora con pasta fresca y que rellena con carne de pollo de payés, bechamel trufada y queso gratinado. Cuando es temporada de trufa, ofrece la opción de añadir virutas de trufa por encima. Un conjunto que es, literalmente, para chuparse los dedos.

Canelón del Manduka
Manduka Calle de les Santjoanistes, 8.

 

RESTAURANT WINDSOR

Si hay que enumerar los restaurantes de cocina catalana contemporánea que hay en Barcelona, Windsor tiene que aparecer siempre en la lista, y en una posición destacada. No solo por su elegante espacio (ocupa los bajos de una finca modernista y cuenta con un delicioso y tranquilo jardín interior), sino por su delicada propuesta gastronómica. En ella no faltan los canelones, tótem de la casa que el chef Carlos Alconchel elabora con rabo de buey estofado, deshuesado y envuelto en pasta, todo ello con jugo reducido para aportarle más sabor y melosidad al conjunto. ¡Bravo! 

Canelón del Windsor
Restaurant Windsor. Còrsega, 286.

 

CASA ÁNGELA

Manel Forés y Joaquim Viñas, gourmets apasionados, se han propuesto el reto de dar de comer cocina casera tradicional, auténtica, en formato de tapas y añadir una tentadora carta de arroces a precios honestos en pleno epicentro del turismo de Barcelona, junto a la Sagrada Familia, donde hay tantos guiris como establecimientos de comida basura. Paellas con ‘sucarrat’, tortilla de patatas, buñuelos de bacalao... y, claro, canelones. ¡Pero qué canelones! Tamaño XL para sabor XL a base de ternera, carrillera de cerdo, cordero, foie, bechamel y queso Emmental. Mmmmm. 

Canelón de Casa Ángela
Casa Ángela. Plaza de la Sagrada Família, 13-15.

 

AGUST GASTROBAR

Difícil resistirse al canelón de este restaurante de Sant Antoni. La pasta es casera, como debería ser por ley, usan queso fresco para la bechamel y el relleno lleva una sabrosa mezcla de pollo y foie a la que añaden setas de temporada. No acaba ahí la cosa porque este plato que ya de por sí parece irresistible llega a la mesa servido con un fondo de pollo, foie a la plancha y setas salteadas, en un interesante paralelismo con lo que esconde el canelón. Para quitarse el sombrero.

Canelón del August
Agust Gastrobar. Parlament, 54.

 

LA PUNTUAL

Una bodega con aires de siempre pero contemporánea. Aquí predominan los productos de proximidad trabajados en tapas con toque moderno. ¿Cómo son sus canalones? Tan originales como exquisitos: de pasta wan tun relleno con pollo confit cortado a cuchillo y la irremplazable bechamel.

La Puntual
La Puntual. Carrer de Montcada, 22.