Tener un restaurante cerca de la Fira de Barcelona se ha convertido en un sinónimo de éxito durante el Mobile World Congress. Los propietarios de locales de restauración han expresado su satisfacción gracias a la alta facturación en una temporada donde el balance económico no acostumbra a ser muy positivo.

El mayor volumen de facturación se ha producido en horario nocturno, cuando los congresistas ya han finalizado las actividades diarias que ofrece el evento y se disponen a cenar. En muchos casos, los asistentes y las empresas hacen reservas previas que en ocasiones son de hasta un año.

PREOCUPACIÓN POR UNA POSIBLE MARCHA

Actos como el desplante al Rey por parte de Colau no ayudan en cuanto a la imagen institucional que se ofrece desde la capital catalana.

El Gremi de Restauració de Barcelona ha pedido al consistorio que aumente sus esfuerzos en la consolidación de este evento en la ciudad por la inyección económica que supone para los bares y restaurantes de la capital catalana.