ARCHIVADO EN:

 

Último esprint gastronómico en la recta final de las fiestas. Queda el día de Reyes y ya podremos adoptar el modo detox para reponernos de estas comilonas que han marcado las últimas semanas. Pero antes, nos queda resolver una última duda trascendental: ¿dónde compraremos el roscón de Reyes? ¿Cuáles son nuestras apuestas para este 2019? Aquí va nuestro ranking de favoritos. ¡Empieza la temporada rosconera!

FOIX SARRIÀ

Una pastelería a la que hay que ir en busca del roscón de Reyes por lo menos una vez en la vida. Porque es toda una institución en el barrio de Sarrià y también en Barcelona. En estas fechas, ellos apuestan por la tradición y proponen el clásico dulce elaborado con masa de brioche recubierto de fruta confitada o azúcar, o relleno con nata, trufa o crema (su gran especialidad).

Foix Sarrià
Foix Sarrià. Major de Sarrià, 57.

 

TARTE & QUICHE

En este establecimiento de línea conceptual francesa, donde son expertos en la elaboración de tartas y quiches de todo tipo, como su nombre indica, se suman a la tradición del día de Reyes pero importando la receta del roscón del otro lado de los Pirineos. Proponen así, previo encargo, lo que en Francia se conoce como ‘Pithiviers’ o ‘Galette des Rois’. Se trata de un pastel redondo de masa de hojaldre con intenso sabor a mantequilla y relleno de crema de almendras. ¡Oh la là!

Roscón de Reyes de Tarte et quiche
Tarte & Quiche. Calle de Aragó, 39.

 

CANAL

Otra gran pastelería de Barcelona, un valor seguro para disfrutar de un excelente postre. Elaboran los roscones tradicionales de nata y mazapán que, dicen, buscan la excelencia en todas sus facetas. Prueba de ello es que son de masa madre sometida a una larga fermentación para alcanzar una textura ligera y contundente a la vez.

Roscón de Reyes de Canal
Canal. Muntaner, 566.

 

HOFMANN

Una masa brioche delicada y tierna, fruto de una elaboración artesanal, natural y reposada, que se disfruta en su estado puro o con una abundante capa de mazapán, nata, crema o trufa. Con el roscón del día Reyes, el equipo de Hofmann no hace más que reafirmar su excelencia en cuanto a creaciones reposteras. ¿Cuál es la particularidad de sus piezas? Los roscones van glaseados con azúcar o chocolate. También tendrán este año la 'Galette des Rois', una especialidad tradicional en Francia en estas fechas que se elabora con hojaldre y va rellena de crema de almendra.

Roscón de Reyes de Hofmann
Hofmann. Calle dels Flassaders, 44.

 

TURRIS

Otra firma que sigue los principios de la maestría panadera. El brioche bien doradito y de textura esponjosa de Turris ya tiene fama, y en esta ocasión lo venden al natural recubierto de fruta confitada o relleno con mazapán. Para quienes prefieran optar por una pequeña variante, también está el relleno con nata y, para colmo de la delicia, decorado con abundantes granitos de azúcar y almendras tostadas laminadas. Para las personas que tengan alguna intolerancia, Turris también ofrece opciones sin lactosa, huevo, ni frutos secos.

Roscón de Reyes de Turris
Turris. Calle de Aribau, 158.

 

CELIADICTOS

Porque cada uno tiene que poder disfrutar de un ‘guilty pleasure’ cuando se le antoja, y más si cabe en estas fechas, esta casa elabora dulces especiales para celíacos e intolerantes. Su roscón, con una base de masa brioche, se propone básico o relleno con mazapán, nata, trufa, crema quemada o cabello de ángel. Previa solicitud, también pueden prepararlo con masa de hojaldre. Cómo no, estos roscones no llevan gluten ni lactosa.

Roscón de Reyes de Celiadictos
Celiadictos. Calle de La Pobla de Lillet, 5.

 

ORIOL BALAGUER

Todo un ‘must’. Tanto es así que en cuanto acaba la temporada de panettones (una de las destacadas especialidades de Balaguer), una horda de fans esperan con ansias estas fechas en las que las tiendas del maestro pastelero se llenan con sus elegantes, vistosos y coloridos roscones, que se van desde el formato de siempre a creaciones más contemporáneas que se renuevan año tras año.

Roscones de Reyes de Oriol Balaguer
Oriol Balaguer. Plaza de Sant Gregori Taumaturg, 2.

 

CLOUDSTREET BAKERY

Una rara avis en la ciudad. Este pequeño establecimiento del Eixample se ha ganado su fama a golpe de grandes dulces que tiran más de la línea panadera que pastelera, y de inspiración anglosajona. Lejos de los ejes creativos y pasados de vuelta de algunas pastelería modernitas, aquí brillan por su saber hacer artesano y tradicional, sin parafernalias, que se redondea con un toque de sabor a leña. Sí, a leña. Porque el secreto de la casa está en un horno de leña restaurado que data de 1926, donde se hornean pan, pasteles y bollería. El ‘tortell’ (con o sin relleno, y si lo lleva, es de nata o mazapán) se caracteriza por una textura ligera, esponjosa y a la vez contundente. En suma, per-fec-ta.

Roscón de Reyes de Cloud bakery
Cloudstreet Bakery. Calle de Rosselló, 112.