No es necesario conducir largas horas hasta una masía solitaria para comer unos calçots de nota. En Barcelona existen numerosos restaurantes en los que disfrutar de grandes calçotades, con su babero, su romesco, su teja, su jolgorio, y todo lo necesario para disfrutar de los encantos de este popular ingrediente que se encuentra ahora en plena temporada.

MUSSOL
Bajo el lema “Suca'ls bé”, la cadena ofrece hasta el 31 de marzo un popular Menú Calçotada a un precio de 24 €, ajustado a más no poder si tenemos en cuenta todo lo que vamos a comer. Porque empezaremos con una croqueta de calçot, seguiremos con una teja de calçots con salsa romesco y con un segundo a elegir: pollo de payés a la brasa con salsa de ceps y patatas fritas, butifarra del Montseny a la brasa con alioli y judías de Santa Pau o bacalao a la llauna. Para acabar, sorbete de limón o crema catalana, además de pan de coca con tomate, vino de la casa, café y un porrón de moscatel. Pues habrá que ir.

Comedor del restaurante El Mussol
El Mussol / Varias localizaciones

 

CAN CORTADA
Otro clásico de los calçots en la Ciudad Condal lo encontramos en esta sensacional masía ubicada en Horta en cuyos fantásticos jardines podremos hacer la digestión tras el festín. Y es que por 38,75 € nos vamos a poner las botas: calçots a la brasa con romesco, pan con tomate, parrillada de carne con de todo (conejo, butifarra, pollo y cordero, acompañados de patata al caliu y judías blancas, ahí es nada). Y como manda la tradición, su porrón de moscatel, faltaría más. Conviene reservar, ya que los menús se elaboran por encargo.

Calçots de Can Cortada
Can Cortada / Avda. Estatut de Catalunya, s/n.  

 

EL PEBROT I EL PETIT CARGOL
Además de tener unas alcachofas que quitan el hipo y unos caracoles que harán estremecer a los fans de este producto tan controvertido, este restaurante de Sants prepara unas calçotades de escándalo, a 15,75 € la bandeja de esta delicatessen patria a la que ellos llaman “la cosa nostra”. Y se pueden acompañar de cualquiera de las especialidades de este restaurante genuino, de batalla, alegre, felizmente alejado del postureo imperante: desde unos caracoles a la riojana hasta unas cigalitas flambeadas, una escalivada o un rabo de toro. Y todo a precios ajustados y en un ambientazo festivo y familiar.

El pebrot i el Petit Cargol
​El Pebrot i El Petit Cargol / Alcolea, 18.

 

CARMEN
También en Sants, ese barrio que aún no ha sido invadido al completo por bares de zumos orgánicos y restaurantes de fusión nepalí-vietnamita-albaceteña, encontramos este bastión del calçot, que temporada tras temporada nos deleita con su imponente menú. Pagaremos 30,90 € y nos servirán los calçots en una teja, como manda la tradición, los acompañarán de una completa parrillada con, atención, patatas fritas, patatas al caliu y judías blancas, un postre casero, pan con tomate y un Verdera de la D.O. Empordà. Todo escandalosamente bueno, en un lugar familiar y agradable en el que, en materia de calçots, reina la ortodoxia: más vale que nos pongamos el babero o nos van a mirar fatal.

Calçots del Restaurante Carmen
Carmen / Valladolid, 44.
 

EL CALIU DE L'EIXAMPLE
Este lugar con aspecto de fake masía ofrece unas parrilladas de carne argentina que harán llorar a los más carnívoros. Y en estas fechas presenta año tras año un interesante Menú Calçotada, que confirma que fusionar las cebollas catalanas con las carnes argentinas es una idea excepcional. Por 26,70 € vamos a dar cuenta de una ensaladita y calçots ilimitados (sí, habéis leído bien), y una parrillada de carne con pollo, chuleta de cerdo, chorizo parrillero y butifarra de payés, acompañada de patata y alcachofa. Para acabar, un tiramisú clásico y, a poder ser, mucho tiempo por delante para disfrutar de una buena siesta tras el festival.

El Caliu de l'Eixample
El Caliu de l'EixampleValencia, 329

 

PIRAS BRASERÍA
Este clásico del buen comer en Gràcia, un bonito y siempre concurrido restaurante tradicional, ofrece todos los años un Menú Calçotada que ha cosechado legiones de fans. Y es que la propuesta es canela fina y el precio, 22,50 €, todo un lujo en los tiempos que corren. Veamos: la cosa empieza con unos calçots con un platito de olivas y un pan con tomate, y sigue con una parrillada que incluye butifarra de payés y secreto ibérico de Guijuelo a la brasa con alioli. Como guarnición, una patata al caliu, unos espárragos a la brasa y una ensalada completa, y para acabar un despliegue de postres caseros a elegir, desde unas natillas hasta un mel i mató.

Calçots de ​Piras Brasería
Piras Brasería / Montseny, 10
 

L'ANTIC FORN
¿Que estamos por el centro y lo que nos pide el cuerpo es una buena calçotada? Solo hay que caminar hasta la calle Pintor Fortuny, en el Raval, y reservar mesa en L'Antic Forn, un restaurante de toda la vida especializado en carnes a la brasa que cuenta con un interesante Menú Calçotada. Por 35 € disfrutaremos de unos calçots a la parrilla y un segundo a elegir entre una parrillada de cordero y butifarra con alcachofas y judías blancas, un entrecot de ternera o un salmón a la plancha con guarnición. De postre, una buena crema catalana casera o uno de sus postres de la casa.

L'Antic forn
​L'Antic Forn / Pintor Fortuny, 28.

 

EL JARDÍ DE L'APAT
Con sus dos terrazas ajardinadas, sus salones privados y su aspecto de masía, decoración incluida, este restaurante es el lugar perfecto para organizar una salida de grupo ante una buena bandeja de calçots. Tienen un buen surtido de menús, entre los que encontramos los platos típicos de la cocina catalana: desde los caracoles al pan con tomate, las parrilladas de carne, los canelones o el suquet de rape. Su Menú Calçotada es un clásico de todos los años, que por 32 € planta ante nuestros ojos una teja de calçots, y una parrillada de carne con patatas al caliu, judías blancas, alcachofas y tomates a la brasa. De postre, crema catalana o helado de turrón de chocolate caliente.

Calçots de El 'jjardi de l'Apat'
El jardí de l'àpat / Albert Llanas, 2.