Llámale kebab o shawarma. Da igual, porque son la misma comida denominada de manera diferente según el país que lo cocine. En Turquía, kebab. En Oriente Medio y Magreb, shawarma. Significa pincho de carne. Pero en realidad es más que eso. Es un enorme trozo de carne que se suele asar mientras da vueltas sobre sí mismo, que se corta en tiras y que se sirve en un pan de pita con vegetales. Muy street food, aunque hay restaurantes en los que puedes disfrutarlo en la mesa. Buscamos (y encontramos) los establecimientos que mejor lo preparan en Barcelona.

MAZAH: Adobado con una receta supersecreta

A lo mejor entras y te pierdes porque aquello es muuuuy grande. Pero una vez hayas encontrado el sitio que más te guste, ya puedes ir pidiendo la carta, tan gigantesca como el local. ¡Casi 100 platos! Pero como esto va de los mejores kebabs de Barcelona, te recomendamos que pidas el que hacen aquí. En este caso, shawarma, porque este es un restaurante libanés. El chef Khaled Kheir lo con mucho mimo. Y con celo, se diría, porque usa una receta secreta para adobar la carne de ternera que no comparte ni con sus ayudantes de cocina. Lo sirve acompañada de un ‘allioli’ espaciado y sumac, una especia acidulante.

Mazah
Mazah. Gran Via de les Corts Catalanes, 618. Barcelona

 

UGARIT: Un clásico de la ciudad

El sirio Hani Sarkis abrió en 1996 el primer restaurante en la calle de Bruniquer con el nombre de una ciudad portuaria de su país, Ugarit. Más de dos décadas después, ya dirige cinco. En Gràcia, en la Vila Olímpica y en Sants. Y buena parte de su éxito se debe, cómo no, a uno de sus platos estrella, el shawarma. Lo tienen de cordero y de ternera asado, que llega a la mesa con hummus, lechuga, tomate y cebolla, y también de pechuga de pollo marinada a la plancha y cubierta de salsa de sésamo y yogur. si tienes más hambre, ofrecen platos combinados: con la carne añaden hummus, una crema a elegir (de berenjenas, de pimiento, de yogur…), lechuga, tomate, cebolla y dos falafel. oficina 629649774 685400145

Ugarit
Ugarit. Bruniquer, 37 y 69, Verdi, 18, avenida de Icària, 168 y paseo de Sant Antoni, 21

 

PARKING PITA: Disfrutando en el garaje

Parking Pita comparte local (un antiguo garaje) con el exitosísimo Parking Pizza. Aquí sirven comida libanesa (taboulé, falafel, shakshuka, postres como baklava…) y pitas con muchos tipos de relleno. Uno de ellos es el de kebab de cordero, que especian y pican antes de pasarlo por el horno de carbón (aquí no verás girar la carne). La pita, que elaboran allí mismo tras dejar fermentar la masa durante dos días para que tu digestión sea más ligera y que pasan por el mismo horno de leña donde se hacen las pizzas, lleva cordero especiado con ‘ras el hanout’, ají molido rojo, tomillo fresco, pistachos triturados, pimienta, comino y sal y se acompaña, dentro de la pita, con acelga roja, rúcula, perejil, menta, cebolla morada, mayonesa de tahina con un toque de yogur, lima, especias y salsa picante de la casa.

parking pita
Parking Pita. Paseo de Sant Joan, 56

 

BISMILAH-KEBABISH: Siempre entre los mejores

A lo mejor las fotos de los platos que se exhiben en el escaparate y sobre el mostrador te generan dudas, igual que la sala, de lo más sobria. Pero este local del Raval aparece en todas las guías como uno de los establecimientos que mejores kebabs hacen en toda Barcelona. ¡Y a precios asequibles! El secreto de su prestigio es que lo preparan todo allí, desde el pan (en el horno de cerámica) hasta las salsas. Cortan la carne de ternera y pollo en tiras finas y largas, la recubren de salsa de yogur y poco más, porque si quieres que pique, eso ya es cosa tuya porque te pones el picante que te apetezca. Puedes comer solo kebab o un plato combinado con la carne adobada, y también puedes elegir entre zampártelo allí mismo o llevártelo porque tienen servicio de ‘take away’.

Bismilah-Kebabish (calle de Joaquín Costa, 22)
Bismilah-Kebabish. Calle de Joaquín Costa, 22

 

BELLAKO: Para gourmets con glamour

En este moderno y luminoso restaurante cerca de la Sagrada Família hablan de “experiencia gastro kebab” porque pretenden elevar un bocado tan popular a un nivel superior, sobre todo gracias a la elección de los productos ‘top’ con los que lo preparan. Para gourmets con glamour, vaya. Otro de sus atractivos que puedes hacerte el kebab a tu gusto, escogiendo el relleno (tienen tres con ternera de la raza Angus, cuatro con pollo del Empordà y tres con secreto ibérico de la sierra de Huelva) y el pan (libanés fino y enrollado o la clásico pita). Para completar la comida o la cena, tienen hummus de chorizo, baba ganoush, patatas fritas y una ensalada con ingredientes frescos y de proximidad. Tienen servicio de take away.

Bellako
Bellako. Calle de la Marina, 244