Frente al templo de Santa María del Mar, se levanta un antiguo edificio de piedra de Montjuïc, en la esquina con la calle Abaixadors. Nadie lo diría, y hay que fijarse bien para ver los tres grifos que sobresalen en la pared, pero es una de las fuentes más antiguas de Barcelona.

Fue inaugurada dentro del cementerio parroquial el 5 de diciembre de 1403, unos 73 años después de la construcción de la basílica, y es obra del maestro constructor Arnau Bargués. De estilo gótico y de gran valor arquitectónico, consta de tres lados: el que da a la basílica está decorado con un rosetón; en el que da a la calle Abaixadors, se distinguen dos gárgolas y emblemas de Barcelona, y en el tercero no presenta ningún adorno. La parte superior está coronada por una barandilla.

Su bajo fregadero es una prueba de que se utilizó originalmente para los caballos, aunque con el paso del tiempo, su estatus social subió al mismo tiempo que el de los vecinos de la zona. Sí, la fuente dio de beber y prestó servicio a los distinguidos inquilinos de la calle de Montcada y el paseo del Born, donde se instaló la aristocràcia de la Edad Media. Por eso, fue conocida popularmente como la Fuente de los Señores.

De hecho, se hizo tan famosa, que fue objeto incluso de una cuarteta, en 1860: "Las cosas que yo quisiera / son estas: buena suerte, / agua de Santa María, / una tartana y un huerto."

La Fuente de Santa María del Mar / INMA SANTOS

--

Descubre más curiosidades y rincones de Barcelona en la cuenta de Instagram @inmasantosherrera [link directo]

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.