Varios movimientos contra el cambio climático como Fridays for Future Barcelona, Climacció y el Movimiento para la Justicia Climática han exigido este miércoles al gobierno municipal de Barcelona que presente nuevas políticas para hacer frente a la crisis climática durante los próximos dos meses.

Estos movimientos piden que el ayuntamiento lo haga "con la urgencia y escala requerida, presentando el cálculo de reducción de emisiones que logrará cada medida" y también solicitan la conformación de un comité de emergencia que se encargue de implementar las medidas y que dependa directamente de alcaldía.

ESTADO DE EMERGENCIA

Los colectivos consideran que "la declaración del estado de emergencia climática comporta prioridad y decisión sobre las políticas concretas de gobierno que no se puede delegar en un espacio de coproducción con actores diversos en cuatro sesiones, siguiendo el mismo esquema participativo estéril de otras mesas que suelen acabar escondiendo conflictos bajo falsos consensos”.

Dichos movimientos han hecho esta demanda antes de que este jueves arranquen las sesiones participativas de la mesa para la emergencia climática. Las organizaciones ecologistas consideran que el consistorio no puede delegar en este espacio las políticas municipales que se tienen que impulsar.

PLAN INSUFICIENTE

Las entidades ven insuficiente el Plan Clima 2018-2030 porque tiene como objetivo reducir las emisiones de gases efecto invernadero per capita un 45% en 2030 respecto a 2005, en lugar de tomar como referencia el año 1990.