Los comercios históricos resisten en Barcelona. En la capital catalana, hay muchos locales tradicionales que han sobrevivido a los estragos del tiempo. Pese a que la gran mayoría ha desaparecido, todavía quedan negocios que se sostienen gracias a su vocación por mantener su esencia y raíces.

Es el caso de los estancos, una de las instituciones más antiguas en vigor del mundo. La ciudad condal cuenta con 374 estancos, aunque la cifra podría ascender hasta unos 400 por las licencias existentes. Entre todos estos establecimientos, hay muchos que son centenarios e incluso mantienen elementos de su construcción original.

COMERCIOS EMBLEMÁTICOS

En Barcelona hay dos estancos que se incluyen en El Catálogo de Comercios Emblemáticos de la ciudad: el Estanc Palau (1888) y el Estanc Mora (1929). Ambos son establecimientos catalogados por su valor patrimonial y están protegidos desde el año 2016. 

Para trasladar a los estanqueros y a los aficionados a los orígenes de la profesión, Metrópoli Abierta ha realizado una recopilación de diez estancos históricos de la ciudad, cada uno de los cuales destaca por algún motivo: su historia, su enfoque y su ubicación, entre otras características.

Estanc Palau
1/10

Estanc Palau

La historia del Estanc Palau, con más de 100 años de antigüedad, se remonta al año 1888. Entonces, un matrimonio se interesó por el establecimiento en el barrio de Sant Antoni y nació un negocio familiar. A principios del siglo XXI, el estanco pasó a manos de sus actuales responsables.

Ubicado en el número 41 de la calle Ronda de Sant Pau, se trata de una de las expendedurías que se incluye en el Catálogo de Comercios Emblemáticos de Barcelona. Según Vilarrúbies, este establecimiento se incluye en la categoría “E2: Establecimiento de Interés”.

El edificio conserva elementos del mobiliario modernista original, como la taquilla donde se vendía la lotería, las estanterías o el escaparate de la fachada. Su catalogación implica que estos elementos deberán mantenerse intactos pese a que el local cambie de propiedad o de actividad. 

Domingo Cigars
2/10

Domingo Cigars

La histórica Casa Gimeno pasó a llamarse Domingo Cigars en 2020, con motivo de su centenario. Se trata de un espacio tradicional reconocido, ya que dispone de la primera cava natural para la conservación de puros en España.

Familiarizado con los puros Habanos desde su fundación, el estanco ha vivido momentos históricos de la ciudad, como el Mundial de Fútbol del 82 o los Juegos Olímpicos. Su ubicación en las Ramblas le permitió convertirse en un atractivo turístico y vivir una “época de esplendor”. 

El establecimiento conserva detalles antiguos como un cartel en el que se puede leer “La casa de la pipa”. Además, han ganado reconocimientos como el “especialista del Habano” o el “Specialista Toscano”.

Estanco Rogent
3/10

Estanco Rogent

Pese a haber sido reformado, el Estanco Rogent es un estanco centenario ubicado en la Rambla del Clot. Forma parte de l’Eix Comercial del Clot, una realidad nacida en los barrios del Clot y Camp de l’Arpa “con la voluntad de potenciar una oferta de tiendas de calidad para los clientes del barrio y el resto de Barcelona”. 

Se trata de un “comercio de barrio hecho para la gente del barrio” que ha crecido en uno de los núcleos más antiguos de Sant Martí

Estanc Mora
4/10

Estanc Mora

El Estanc Mora es el segundo estanco que se incluye en el Catálogo de Comercios Emblemáticos de Barcelona. En este caso, según Vilarrubiés, “se incluye en la categoría E3: Elementos de interés paisajístico”.

La primera referencia comercial en este local data de 1929 con la inauguración del estanco de Sant Andreu. El abuelo de la actual propietaria, ebanista, realizó los muebles para el establecimiento –escaparates exteriores y estanterías interiores–, y algunos todavía se conservan. Además, en el exterior se conserva la estructura original: una carpintería con una sencilla puerta centrada y dos escaparates laterales.

Como en el caso del Estanc Palau, todos los elementos protegidos deberán mantenerse en un futuro. 

Estanc de Dalt de Sarrià
5/10

Estanc de Dalt de Sarrià

Pese a que la actual propietaria, encargada desde hace ocho años, no conoce la fecha exacta de su creación, el Estanc de Dalt llama la atención en el núcleo antiguo del barrio de Sarrià. 

Ubicado en el número 18 de la calle Major de Sarrià, se encuentra junto a la histórica cestería y alpargatería Castell, fundada en 1830. Su puerta de madera en forma de arco, junto a la ventana habilitada antiguamente para la venta de lotería, son el gran reclamo exterior del edificio. 

Estanc del Born
6/10

Estanc del Born

Entre las estrechas calles medievales del Born se encuentra L’Estanc del Born. Pese a tratarse de un estanco centenario, su número de expendeduría es el 178, al no ser un negocio familiar y haber sido traspasado.

En el antiguo barrio de Sant Pere, Santa Caterina y la Ribera resisten muchos establecimientos de toda la vida, entre ellos pequeñas tiendas artesanas. Además, es un pulmón gastronómico, comercial y cultural de la ciudad. 

 

Estanc 7
7/10

Estanc 7

Un pequeño local en el número 46 de la Via Laietana tiene la expendeduría número 7, una de las primeras licencias otorgadas en Barcelona. Se encuentra junto a la Xurreria Laietana, activa desde el 1962. Además, su ubicación hace que sea un establecimiento muy concurrido. 

Estanc de la Catedral
8/10

Estanc de la Catedral

El Tabacs Catedral es el estanco más céntrico de la ciudad de Barcelona. Situado en el Gòtic, justo en frente de la Catedral, se fundó a principios de los años 60. No obstante, el actual propietario se encarga del establecimiento desde hace 35 años, por lo que no se trata de un negocio familiar.

Casa Fuster
9/10

Casa Fuster

Fundado en 1961, el Estanco Casa Fuster aún mantiene el cartel original. Se encuentra en el número 29 de la Rambla de Catalunya, y se trata de un negocio familiar. Desde su nacimiento, sus propietarios han luchado por ser un referente para los amantes del mundo del tabaco. 

Estanc Duaso
10/10

Estanc Duaso

Pese a no ser de los más antiguos, la ambientación del Estanc Duaso nos traslada al año de su fundación, en 1970. Son especialistas en puros, tienen una gran variedad de productos y, además, a lo largo de su historia han celebrado eventos con torcedores de cigarros, hecho que perpetúa su ímpetu por mantener la tradicionalidad.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.