Miles de horas de trabajo voluntario para que millones de personas disfruten del decorado y la programación en las fiestas de Gràcia. La edición número 202 ha sido todo un éxito. No obstante, su espíritu lúdico se ha visto enturbiado por “actos puntuales” que han salido a la luz durante los últimos días y han dejado un sabor agridulce. Por un lado, la violación a una joven en Vallcarca cuando volvía a casa. Por otro, el incendio que se produjo en la calle Llibertat que ha calcinado parte del decorado.

La organización no dudó en mostrar su rechazo y durante la tarde del martes se congelaron las actividades para participar en la manifestación en contra de la violencia machista. Este miércoles, bajo el lema “estamos quemados”, las calles engalanadas han hecho una hora de parón solidarizándose con los actos incívicos, tal como han subrayado en una concentración durante el mediodía.

“Siempre hay algún gamberro que hace acciones incívicas y no nos cansaremos de rechazarlas, pero es justo recordar que viene mucha gente y lo hace con respeto", ha puntualizado la presidenta de la Fundación Fiesta Mayor de Gràcia, Carla Carbonell, durante el balance de este año.

Sin embargo, haciendo alusión al caso de la joven violada, ha reconocido que no se puede “dar la espalda a las cosas que pasan". En esta tónica, el concejal del distrito, Eloi Badia, ha pedido hacer "una reflexión profunda", pero ha descartado que hubiera fallos en el dispositivo de seguridad.

Manifestación feminista para protestar contra la violación de una joven en las fiestas de Gràcia / PB
Manifestación feminista para protestar contra la violación de una joven en las fiestas de Gràcia / PB

OTROS INCIDENTES DURANTE LAS FIESTAS

No son los únicos incidentes que se han producido durante las fiestas. Otro de los más sonados fue el destrozo que sufrió la plaza del Nord por una percepción “racista” del decorado que está inspirado en una reserva india de Norteamérica. También se produjo una pelea en la plaza del Raspall en la que tres personas resultaron heridas, aunque ninguna de gravedad. También en puntos como placeta Sant Miquel se vivieron imprevistos, como –por ejemplo– un concierto masivo de Sin Soda, que rendía tributo a la mítica banda argentina de rock, Soda Stereo: la euforia del público terminó dañando parte del decorado.   

 

 

Este miércoles los vecinos empiezan a recoger el decorado tras una semana intensa con miles de actividades increíbles adaptadas a todos los gustos y edades. Según la fundación, aproximadamente tres millones de personas han participado en las fiestas, sobre todo entre las 18 horas a 21 horas, franja con mayor afluencia. Un total de 525 voluntarios han participado durante todo el año en la organización de las fiestas, aunque la semana antes de la inauguración la cifra se elevó hasta los 1.575. 

UNA FIESTA INCLUSIVA

Del balance se desprende también que este año ha mejorado el horario de cierre de los establecimientos y se ha producido una disminución de vendedores ambulantes en las calles. Desde el inicio de las fiestas, tanto Ayuntamiento como comisión han puesto de relieve la inclusión social contando con un emotivo pregón protagonizado por cuatro deportistas con diversidades funcionales.

Un dragón en la calle Progrés con el universo de Harry Potter de fondo / P. B.
Un dragón en la calle Progrés con el universo de Harry Potter de fondo / P. B.

Los decorados y las temáticas de las 24 calles participantes han demostrado que la imaginación no tiene límites. Este año la calle Progrés –ambientado en Harry Potter– se ha alzado con el premio a la mejor engalanada justo en su 80 aniversario de decoración ininterrumpida. El compañerismo y el tejido vecinal se afianzan una vez más en Gràcia. Los vecinos vuelven a exprimirse el cerebro y a buscar inspiración para responder a la pregunta de cada año: ¿cómo decoraremos la calle?