Panorámica de La Farigola de Vallcarca / INMA SANTOS
Panorámica de La Farigola de Vallcarca / INMA SANTOS

La Farigola de Vallcarca: más de un siglo educando

Esta escuela fue proyectada por Josep Goday i Casals sobre el terreno de un antiguo hostal

Guardar
Periodista

En el número 31 de la calle de San Camil se levanta una escuela con historia que, desde hace más de 100 años, se dedica a educar a niños y niñas del barrio: La Farigola de Vallcarca. Es una de las escuelas que Josep Goday i Casals proyectó como arquitecto de la Comisión de Cultura del Ayuntamiento de Barcelona.

Lleva el nombre del antiguo hostal que había en este mismo lugar, edificado sobre la riera de La Farigola. Hacia 1900, el hostal dejó de funcionar y en su lugar se abrió una escuela de monjas que, 13 años después, tuvo que cerrar por su mal estado y las deficientes condiciones higiénicas.

LA NUEVA ESCUELA

En 1918 se empezó a construir el edificio de la nueva escuela. Se trata de un edificio de estilo noucentista que consta de planta baja, piso y desván con dos porches abiertos cuyas fachadas están formadas por arcadas de medio punto aguantadas por pilares con capiteles clasicistas. El tejado del edificio es plano y forma azoteas, y un alféizar de obra con balustres y molduras clásicas coronan el edificio. En la cornisa, de perfil clásico, montan guardia unos jarrones de cerámica que vigilan desde arriba a los niños jugar desde hace más de un siglo. La decoración está hecha a base de esgrafiados con ornamentación de dibujos geométricos en dos colores y también destacan los motivos florales, como el que preside la antigua entrada principal, bajo uno de los porches.

El nuevo centro, que sustituyó al anterior —exclusivo para niñas—, se inauguró en 1923 bajo la dirección de Maria Baldó i Massanet, reconocida pedagoga del momento, feminista y republicana, que se vio obligada al exilio en 1939 junto con su segundo marido, Lluís Torres i Ullastre, también profesor y director de la escuela de sordos de Vila-Joana.

NUEVO NOMBRE

Ese mismo año, la escuela pasó a llamarse José Beltrán i Güell y no recupero el original hasta 43 años más tarde, en 1982. Poco antes, en 1977, el centro fue ampliado para poder acoger más alumnos cuando la escolarización pasó a ser obligatoria hasta los 14 años.

--

Descubre más curiosidades y rincones de Barcelona en la cuenta de Instagram @inmasantosherrera [link directo]

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.