ARCHIVADO EN:

Surrealismo, dadaísmo, abstracción y el arte como arma de crítica social y propaganda política. Varios estilos juntos… y bien revueltos. El CaixaForum aloja 162 piezas de la (exquisita) colección del Institut Valencià d’Art Modern (IVAM) hasta el 14 de septiembre, coincidiendo con el centenario de la Escuela Bauhaus. Desde readymades –objetos industriales alterados y descontextualizados– de Marcel Duchamp, al primer libro de Joan Miró, pasando por el arte primitivo de Joaquín Torres-García.

Con la inconfundible banda sonora del filme Tiempos modernos (1926) de Charles Chaplin, el visitante se adentra en un ambiente de denuncia (satírica) contra el poder capitalista que convertía al trabajador en un mero instrumento de una cadena de trabajo que alienaba al individuo. Siguiendo esta tónica, la exposición Las vanguardias históricas 1914-1945. Construyendo nuevos mundos propone una nueva lectura del impulso hacia la experimentación haciendo un especial hincapié en las libertades en plenas guerras mundiales y ebullición industrial.

EL COLLAGE Y EL ARTE EN LA PANTALLA

Este particular viaje arranca con las creaciones del artista multidisciplinar alemán Kurt Schwitters. A través del collage, dibuja metáforas que –pese a ser caóticas– arrojan una reflexión sobre la cultura que conduce a la masacre. La muestra incluye también fragmentes audiovisuales de Anémic Cinema (1926), de Marcel Duchamp; Entr'acte (1924), de Francis Picabia; y El Acorazado Potemkin (1925), de Sergei Eisenstein. Pinceladas de arte utilizando la pantalla como soporte.

De forma inusual, se exhiben objetos que trasladan al visitante al contexto en el que se enmarca la muestra. Un tocadiscos, una radio, una balanza, una cafetera italiana –que bien podría ser de esta época– y hasta un total de 18 utensilios de uso cotidiano procedentes de la Colección Alfaro Hofmann. Siendo la única a nivel mundial en el ámbito del diseño industrial, pretende subrayar el valor de estas piezas como "símbolo de progreso, libertad y desarrollo".

Objetos de uso cotidiano en la exposición del CaixaForum / EFE- Enric Fontcuberta
Objetos de uso cotidiano en la exposición del CaixaForum / EFE- Enric Fontcuberta

Tal como destaca el comisario Josep Salvador, el recorrido plasma "las transformaciones sociales que hubo, la aceleración de las comunicaciones". Todo eso sin pasar por alto momentos históricos como el inicio de los grandes viajes o el exilio artístico, "en un mundo en transformación, dinámico y abierto a la experimentación".

CARTELERÍA DE PROPAGANDA

La cartelería de propaganda adquiere un papel protagonista en la segunda parte de la muestra. Algunos de los ejemplos inciden en la guerra civil española. “¡Levantaos contra la invasión italiana en España!”, dice el cartel de José Espert, bajo el sello de la Junta Delegada de Defensa en Madrid.

Una obra de Joan Miró en la exposición de CaixaForum / P. B.
Una obra de Joan Miró en la exposición de CaixaForum / P. B.

Entre otras obras, sobresale asimismo el arte de Josep Renau como su portada para la revista Nueva Cultura. De hecho, el Born CCM acoge una retrospectiva –hasta el 13 de octubre– que ahonda en las características de su trabajo centrándose en más 100 piezas cedidas por distintas instituciones y particulares.

Según defendía André Bretón, padre del surrealismo, el arte y el inconsciente debían “formar una nueva alianza” que se haría efectiva mediante los sueños, las ocurrencias y todas aquellas manifestaciones que estaba investigando Sigmund Freud. Y así culmina la muestra, con este “mundo onírico” que sugiere otro viaje paralelo –más introspectivo si cabe– hacia lo desconocido.