La gastronomía de Cataluña cuenta con una amplia variedad de productos tradicionales. Entre ellos, destacan los embutidos, una de las señas de identidad de la región. Sus fronteras albergan algunas de las tiendas de alimentación más conocidas de toda España. Por ello, no es de extrañar que en Barcelona exista una gran cantidad de locales especializados en este tipo de productos.

En ellos tienen cabida las firmas con más historia y reconocimiento, como se puede comprobar en este recorrido por los diferentes espacios que han convertido el sabor del embutido en un placer para cualquier paladar. 

LA BOTIFARRERIA DE SANTA MARIA

El barrio de Sant Pere, en la calle Santa María 4, alberga una de las tiendas más famosas de Barcelona. La Botifarreria de Santa María es uno de los lugares a los que acuden todos los amantes del sabor original del embutido, puesto que cuenta con una gran cantidad de productos tradicionales y de las marcas más punteras.

Sin embargo, también reserva un espacio para la creatividad. Y es que entre sus propuestas más especiales destaca el embutido con sepia guisada, por ejemplo, realizado por sus propios dueños. Una propuesta diferente que ha posicionado a este establecimiento en clave para la cultura gastronómica catalana. 

CELLER CAN RECASENS

El espacio en el que se encuentra el Celler Can Recasens es uno de los más especiales que se pueden encontrar en la capital. Está ubicado en carrer Pujades, 188. Lo característico del mismo es que por la mañana actúa como una charcutería tradicional, que da cobijo a multitud de marcas y estilos. 

Pero por la noche se transforma en un acogedor restaurante en el que es habitual tener que hacer cola en sus puertas esperando a ser atendido. Sin embargo, la calidad de sus productos y su excelente servicio bien merecen esta pequeña espera. 

LA GARRIGA

La Garriga se encuentra en la zona alta de la ciudad, concretamente en el barrio de Sant Gervasi, en la calle Jacinto Benavente, 8. Uno de los aspectos que han hecho a este local convertirse en uno de los espacios con más éxito de toda la capital catalana es su especialización en los productos catalanes, albergando las mejores marcas de la zona. 

Al igual que el anterior, también cuenta con un restaurante, aunque está situado en un emplazamiento diferente: en la calle Mallorca, 272. Y se ha convertido en uno de los locales referencia para los amantes de este tipo de gastronomía.