El frío ha llegado a Barcelona para quedarse. Tras varios días con temperaturas en descenso, este viernes, 8 de noviembre, bajará aún más el termómetro. La temperatura mínima será de 10ºC, mientras que la máxima alcanzará los 16ºC. La humedad en la ciudad será del 57% y el riesgo de precipitaciones es nulo.

En cuanto al transporte público, total normalidad en las líneas de metro, bus, Rodalies de Catalunya, Ferrocarrils de la Generalitat y el Tram. La Guardia Urbana de la ciudad, por su parte, recuerda a los usuarios del autobús que los alrededores de la Plaza Universitat siguen cortados y las líneas que pasan por dicha zona quedan afectadas, efectuando las paradas en una parte cercana a la plaza.

Respecto al tráfico, circulación con retenciones en la A-2 en el Nus del Llobregat (punto kilométrico 609,00-605,00), seis kilómetros más de retenciones en la B-10 en el Nus de la Trinitat (10,00-4,00), 8 kilómetros de congestiones en la B-20 en el Nus del Llobregat (punto kilométrico 8,00-16,00) y dos kilómetros de circulación intensa en la C-31 (km 210,00-212,00).

NADA ES IMPOSIBLE

De un espectáculo de magia no se puede contar nada, ningún truco, ninguna entrada, ya que si lo hace, el crítico, como en la física cuántica, pasa a formar parte del espectáculo. Así que el único punto de vista asumible es el del análisis de la dramaturgia, porque Nada es imposible tiene una dramaturgia, una historia que une los números para convertirlo en un espectáculo redondo.

El espectáculo de Antonio Díaz, el Mago Pop, es un show superlativo, con un ritmo frenético durante una hora y media que no queremos que se acabe nunca. Lo que hace el artista no tiene nombre. Y sí, es joven de Badia que se ha convertido en una estrella mundial que ha tocado el cielo, que se pasea por él y que cada noche baja al teatro para hacer gala de sus poderes. Una bestia.

El precio de las entradas oscila entre los 15 euros y los 58 euros y la función estará disponible en el Teatre Victoria de Barcelona hasta el 12 de enero de 2020.