La catedral de Barcelona es uno de los monumentos que más visitas aglutina cada año en la ciudad de Barcelona. Situado en pleno centro de la capital catalana, actúa como lugar de paso para todos los visitantes que acuden a la ciudad por primera vez.

En sus alrededores se concentran una gran cantidad de actividades, dependiendo de la época del año. Desde un mercado navideño hasta diferentes bailes regionales típicos de la zona. A continuación, un repaso a sus curiosidades más destacadas. 

CURIOSIDADES DE LA CATEDRAL DE BARCELONA

  • Pese a que la Sagrada Família tiene la fama de ser el edificio más lento de la ciudad en finalizar su construcción, la realidad es que la catedral de Barcelona le supera. Su fachada tardó más de seis siglos. Una cifra que parece que no volverá a repetirse en ninguna otra construcción.
  • El símbolo de la catedral es una cruz con forma de aspa. La leyenda dice que fue uno de los martirios que recibió Santa Eulalia, matrona de la ciudad, en su acto de desobediencia al gobernador de Barcino al negarse a renunciar a la fe cristiana.  
  • El claustro de la catedral contiene trece ocas de color blanco. Una por cada uno de esos castigos físicos que Santa Eulalia recibió.
  • Es uno de los templos con más gárgolas del mundo. Con hasta 250 de ellas.
  • La figura de este monumento está muy relacionada con el exorcismo. Juan Carlos Gallego, uno de los exorcistas más conocidos del mundo, trabaja en la propia catedral. Se dice que se ha visto al demonio en varias ocasiones en su interior. 
  • Cada una de sus 21 campanas tiene nombre de mujer. Y cada una de ellas se utiliza de acuerdo a una festividad o un momento en concreto.
  • La catedral de Barcelona guarda un tesoro que incluso Hitler quiso comprar para su propia colección personal. Se trata del trono de oro de Martin I El Humano. 
  • En su interior se encuentra una puerta que no accede a ninguna parte. Se construyó inicialmente para que Martin I el Humano pudiera ir de la catedral al Palau Reial sin que nadie le viese. 
  • En la torre derecha del campanario hay un caracol esculpido. Nadie sabe muy bien qué representa. Sin embargo, la leyenda dice que el caracol pretendía avergonzar a la mujer del constructor por las infidelidades que llevó a cabo.